Heridos tras ser chocados por un auto

Guiador fuereño se pasa un altoy los atropella

7_030414P15Schoquephoto01

TICUL.- Los pasajeros de una motocicleta resultaron seriamente lesionados tras ser embestidos por un automóvil cuyo guiador se pasó la señal de alto.

Los hechos ocurrieron ayer, poco antes de las 2 de la tarde, en la calle 22 con 29 del Centro. Ernesto Segura Acereto, de 33 años de edad, conducía su motocicleta sobre la calle 29, en preferencia de Poniente a Oriente, y llevaba como pasajera a Ana Lourdes Uicab Peralta, de 42 años.

Al llegar al cruce con la 22, la motocicleta fue embestida por el Aveo color blanco placas WSD-2596, de Tabasco, conducido de Sur a Norte sobre la calle 22 por Amaury del Valle, vecino de Tabasco de 44 años de edad.

En su declaración, el guiador fuereño alegó que no vio la señal de alto porque la tapaban unas matas de plátano. “Cuando me di cuenta de que venía la moto, intenté frenar, pero no pude evitar golpearlos, ya estaban muy cerca”.

Por el impacto, ambos pasajeros de la moto salieron disparados. Una chancleta de Segura Acereto quedó incrustada del lado derechodonde fue el impacto; los zapatos de Ana Uicab salieron volando y quedaron como a seis metros.

El guiador de la moto tuvo una herida cortante y posible fractura del pie derecho, así como excoriaciones en brazos, piernas y rodillas. La mujer se quejaba de dolor en la espalda y resultó también con golpes y posible fractura de la rodilla derecha.

Vecinos dieron aviso a la Policía Municipal, cuyos agentes, al ver la magnitud del accidente, solicitaron una ambulancia de la Cruz Roja. En tanto llegaba el vehículo de auxilio, los agentes municipales dieron los primeros auxilios a los lesionados.

A los pocos minutos llegó la ambulancia, cuyos paramédicos inmovilizaron y trasladaron a los heridos al Centro de Salud, y posteriormente, al parecer, a un hospital de Mérida por la seriedad de las lesiones.

El guiador del Aveo fue detenido por la Policía.Una vecina que estaba en el sitio dijo que era licenciada y advirtió al reportero que si no dejaba de tomar fotos, lo denunciaría a Derechos Humanos.- Sergio Iván Chi Chi




Volver arriba