Consumido en minutos

Se quema cuarto que servía de casa a un bebedor

1 / 2


Arriba y a la izquierda, los restos del cuarto de bajareque y techo de guano que fue consumido por el fuego ayer, poco después de las 5 de la mañana


YOTHOLÍN, Ticul.- Un cuarto con techo de guano fue consumido en su totalidad en minutos por un incendio ocasionado intencionalmente, al parecer, por un miembro de la familia propietaria.

El siniestro ocurrió ayer poco después de las 5 de la mañana, en la calle 26 entre 21 y 23, en el centro de la comisaría. De acuerdo con familiares de los afectados, el incendio pudo haber sido ocasionado por Gamaliel Ku Vázquez (a) “Gama”, conocido bebedor consuetudinario y drogadicto de esta comunidad. El cuarto siniestrado le servía de vivienda a “Gama”, quien, según sus familiares, se la pasó toda la noche del martes bebiendo y consumiendo sustancias tóxicas.

Fernando Arvey Vázquez Serralta, propietario del predio y tío de Gamaliel, relató que alrededor de las 5 de la mañana su sobrino salió gritando pidiendo ayuda porque la casa se estaba quemando,

“A los pocos minutos que supuestamente se acostó a dormir, salió pidiendo ayuda a gritos; toda la noche se la pasó haciendo ruido e incluso se subió al techo de una de las casas bailando y gritando”, relató un vecino.

“No creo que un cortocircuito haya causado el incendio, ya que no hay instalaciones eléctricas dentro… a lo mejor algo estaba haciendo y ocasionó el fuego”, manifestó. Las intensas llamas alertaron a los vecinos, quienes pidieron ayuda a la Policía Municipal. Ésta, a su vez, reportó el hecho a los bomberos de la SSP con base en Ticul. En tanto llegaban las unidades de auxilio, integrantes de la familia y vecinos intentaban controlar las llamas con cubetas de agua y mangueras. Todo fue inútil. El intenso fuego ya había consumido la humilde vivienda casi totalmente, sólo quedaban algunos palos de pie. Al ver lo que ocurrido, Gamaliel comenzó a gritar que se le quemó su biblia y otros libros. Sin embargo, sólo logró rescatar algunas mudas de ropa.- Sergio Iván Chi Chi




Volver arriba