Conmoción en un sepelio

Sepultan en Ticul a hombre asesinado mientras dormía

7_010414p39sur1photo01

TICUL.- Conmoción, tristeza, dolor y escenas de llanto se vivieron la tarde de ayer en el sepelio del zapatero Carlos Miguel Tzec Collí, de 46 años de edad, asesinado el sábado cuando dormía en su casa.

Tzec Collí falleció tras recibir varios golpes en la cabeza que le habría propinado con una piedra Jacinto Rubén Chin Cel (a) “Topo” o “Birris”, de 35 años de edad.

Los hechos

El crimen ocurrió la noche del sábado cuando Chin Cel, bajo los efectos de alguna droga, entró a la casa de Miguel Tzec ubicada en un callejón de la calle 48 entre 13 y 15, del barrio de San Joaquín.

El ruido que hizo el “Topo” en el interior de la humilde vivienda de guano y maderas lo delató y los familiares del occiso le cayeron a golpes. Lo ataron del cuello y la cadera ya que pensaban colgarlo.

Hasta ayer los familiares de Tzec Collí seguían sin saber el móvil del crimen.

Carlos Tzec, hijo del fallecido, señala que la noche de los hechos su padre llegó cansado de su trabajo ya que tenía dos días laborando hasta muy tarde: “Nunca duerme en esa casa, pero como está fresca y por el calor que hacía, se acostó a dormir. Tenía abrazada a mi sobrina, pero gracias a Dios mi hermana se la quitó para que descanse mejor”.

El sepelio del zapatero se realizó en medio de gran tristeza, ya que desde la salida del cortejo del domicilio su esposa Rosa Elena Pool Can y su hija no pararon de llorar.

El cortejo salió como a la 1 de la tarde de la calle 48 entre 13 y 15, pero se detuvo en el taller de Zapatería Brianda, de la calle 42 entre 19 y 21, donde laboró varios años.

En el interior del negocio se hizo una oración y luego salió rumbo al camposanto.

En el cementerio se vivieron momentos desgarradores. En la inhumación su hija comenzó a gritar: “Llévame contigo papá”.

La esposa sufrió una crisis nerviosa y se desmayó. La cargaron sus familiares y la llevaron de urgencia al Hospital Comunitario ya que padece de parálisis facial.

La Policía custodia la vivienda ya que se haría la reconstrucción de hechos.

Corrió el rumor de que Jacinto Chin sería también el asesino de Lirio Can (a) “Yuro”, quien falleció de un hachazo en 2012 en la calle 42 entre 13-A y 15, de San Joaquín.- Sergio Iván Chi Chi




Volver arriba