Actor visita a su familia de Ticul

Vuelve Raymundo Capetillo a Ticul luego de 40 años

Raymundo Capetillo y su hermana Aurora, en visita a Ticul

TICUL.- Tras participar el jueves en el Gran Museo del Mundo Maya, el conocido actor de cine, telenovelas y teatro Raymundo Capetillo aprovechó su estancia en el Estado para visitar y convivir con sus familiares.

El actor estuvo en el domicilio de los profesores Édgar Chi Pech y Sally Burgos Herrera, en la calle 15 entre 22 y 24, del barrio de Guadalupe, donde convivió por varias horas y probó varias comidas yucatecas.

En breve entrevista al Diario, Capetillo señaló que llevaba más de 40 años sin visitar familiares de Yucatán y Quintana Roo, en especial de Mérida, Oxkutzcab y Ticul.

-Estoy sorprendido y es agradable el recibimiento que he tenido -indica.

-Estoy fascinado con mi familia, a la que no veo desde hace más de 40 años, e incluso estoy conociendo a la nuevas generaciones.

Raymundo Capetillo, quien por el momento está fuera de la pantalla grande, señala su agrado en su nueva faceta de promover la lectura en territorio mexicano.

-México ocupa el último lugar en lectura en el mundo, no tenemos el hábito de leer y por eso estamos con la misión de Bellas Artes de llevar la lectura en el sureste mexicano -agrega el actor.

-Anoche (viernes) estuvimos en Mérida, pero anteriormente visitamos los estados de Campeche y Tabasco, entre otros lugares.

Raymundo Capetillo ha trabajado en reconocidas telenovelas como “Cadenas de Amargura”, en 1991; “El manantial”, “Corazón Salvaje”, “Rosa Salvaje”, “Barrera de Amor”, “Mujeres engañadas” y “Velo de novia”.

Sus dos últimas participación fueron en 2013 en “Mentir para vivir” y en 2012 actuó en “Amor Bravío”, en los papeles del juez Edmundo Valencia y Francisco Díaz Velasco, respectivamente. También ha participado en las series “Como dice el dicho”, “Mujeres asesinas” y “La rosa de Guadalupe” y películas como “Perros de Dios” y “Santo en anónimo mortal”, entre otras.El actor de raíces yucatecas visitaría varios sitios de la región para luego regresar a la ciudad de México.

Llegó por invitación del Instituto Nacional de Bellas Artes y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del programa “Leo, luego existo”.- S.I.C.C. [email protected]




Volver arriba