Tenía huellas de tortura

Menor de 9 años, víctima de sus padres adoptivos

TICUL.- Manos quemadas, huellas de estrangulamiento y heridas en la cabeza y espalda fueron algunas de las lesiones físicas que la Fiscalía General del Estado habría encontrado en M.M.R.C., de 9 años de edad, quien huyó de su casa el domingo.

La niña, alumna de la primaria Venustiano Carranza, fue ingresada el lunes al Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede) del DIF Yucatán en Mérida, tras comprobarse que sufrió violencia a manos de sus padres adoptivos.

La menor huyó de su casa de la calle 29 entre 34 y 36 del barrio de San Román por el maltrato que sufría de su madre adoptiva, Rocío Cetina.

La presunta desaparición originó que los padres iniciaran una campaña de búsqueda por redes sociales e incluso con perifoneo.

Según la familia que halló a la menor cuando caminaba por el fraccionamiento Santa María, la niña tenía huellas de tortura en el cuerpo.

La familia que encontró a la niña vive en la calle 27 entre 36 y 38.

Lloraba en la calle

-El domingo alrededor del mediodía encontramos a la niña; estaba llorando. La metimos a la casa y le preguntamos qué le había pasado y entonces nos contó lo que le hacía su madre -dice la mujer, quien pidió conservar el anonimato por temor a represalias de los agresores.

-La tuvimos en nuestra casa y le dimos de comer dos panes y un vaso con leche.

-Cuando la bañé, noté que tenía muchos moretones en la espalda, cabeza y rodillas, también una herida cortante en la nariz y en los labios.

-La enviamos al DIF Municipal y de allí la canalizaron a la Fiscalía.

-Se le valoró por una doctora especializada en medicina forense y le detectaron huellas de estrangulamiento, y varias lesiones.

-Se descartó que haya sido víctima de algún tipo de abuso sexual -añade.

-La niña se negó a regresar a su casa y por eso se quedó a dormir con nosotros, y en ese tiempo nos contó que la semana pasada no asistió a la escuela, ya que su madre le habría quemado las manos con una olla hirviendo.

-El domingo pasado la madre la golpeó porque hizo mal una división y por eso se escapó de su casa.

De acuerdo con vecinos, la menor fue llevada a la Fiscalía como a las 5 de la tarde. Dicen que los padres adoptivos serían Rocío Cetina y Santiago Ruiz, pastor de una iglesia presbiteriana.

La niña vivía con la pareja desde que tenía 5 años. El lunes fue enviada al Caimede y se espera el rescate de su hermano mayor, J.R.C., de 12 años, también adoptado.- Sergio Iván Chi Chi




Volver arriba