“Pensé que moriría”

Policías relatan la balacera en que fueron lesionados

7_08052014p11balaceraphoto01

YAXCABÁ.- “Pensé que moriría porque no dejaba de sangrar, pensé lo peor cuando me di cuenta que no dejaba de sagrar y eso me dio miedo y perdí el conocimiento; cuando desperté, ya estaba en el hospital (Agustín O’Horán en Mérida)”, relata el policía municipal Wílliam Mauricio Gómez Xequé.

En entrevista, los policías Gómez Xequé y Luis Alberto Pool Chuc relatan lo que vivieron el domingo 4 cuando fueron heridos por los perdigones de un disparo de escopeta en la carretera Libre Unión-Yaxcabá por Antonio Jiménez Tepate y su hijo Jesús Alejandro, vecinos de Libre Unión que pusieron ramas en la vía en un fallido intento de rescatar a Juan Pablo Jiménez Suaste, quien ebrio fue detenido por riña.

-El servir y garantizar la seguridad de la gente es algo en lo que muchas veces uno no sabe a qué problema mayúsculo se enfrentará con tal de preservar el orden -afirma Gómez Xequé.

-Y en las situaciones en que se detona un arma (de fuego) es más peligroso -añade Pool Chuc.

-Como oficiales de seguridad que buscamos cuidar la seguridad de los vecinos, nos dio mucho qué pensar cuando se accionaron las armas. Nunca pensé que sucediera y más cuando sabemos que en el municipio la gente es tranquila -agrega.

“No sentí nada”

Gómez Xequé, a su vez, recuerda que “no sentí nada con el impacto del perdigón” (en el glúteo izquierdo).

-Me di cuenta cuando empecé a sangrar y no dejaba de salir la sangre; ahí pensé lo peor, pensé que iba a morir porque no paraba la hemorragia, pero gracias a Dios, aquí sigo vivo y listo para seguir con la labor de cuidar a la gente -afirma.

-Pues a mí -relata Pool Chuc- me dio un rozón de los perdigones en la espalda y me atienden aquí en Yaxcabá (en alusión a que no ameritó ser llevado a algún hospital).

-Y cuando mi familia se enteró, me pidieron que no regresara a trabajar como policía, porque consideran que es peligroso -revela.

-Pero aquí estaré para cuidar a los vecinos de este municipio -dice.

“Estamos expuestos”

Ambos coinciden en que “estamos un poco sacados de onda por lo sucedido, pero esto es algo a lo que como policías estamos expuestos”.

Indican que al momento de la emboscada solo tenían macanas y añaden que quieren que se les dote de cascos, rodilleras , chalecos antibalas y escudos.

Agradecidos

-Queremos dar las gracias al director de la Policía (Municipal, Emmanuel Rosado Tello) porque estuvo pendiente de nosotros todo el tiempo; a la presidenta municipal Melba Gamboa por la preocupación que sigue teniendo para con nosotros.

-A los compañeros que llegaron de la (Secretaría de Seguridad Pública) Estatal, (Policía) Federal y Ejército, les damos las gracias porque el apoyo coordinado fue no solo para nosotros, fue también para el otro compañero (policía estatal) que sigue en el hospital y para cuidar el orden de la población.

A trabajar, el sábado

Oficialmente ambos policías tienen incapacidad médica y deben reincorporarse a sus labores este sábado 10.

Gómez Xequé salió del O’Horán anteayer al mediodía y continúa bajo observación médica porque aún siente dolor en la pierna izquierda. Si requiere de más días de incapacidad, se le dará y regresará a laborar cuando esté mejor de salud.

Ambos entrevistados revelan que llevan un año como policías municipales y afirman que seguirán en este trabajo porque les gusta.

Pool Chuc está casado y tiene tres hijos, dos gemelas de 4 años de edad y un niño de año y medio; Gómez Xequé también está casado y tiene un hijo de un año de edad.

Ambos policías son originarios de Tixcacalcupul, comisaría de Yaxcabá.- José Candelario Pech Ku




Volver arriba