Lesionado pide indemnización

Asegura que el responsable goza de total libertad

El lesionado José Baltazar Lara exige una indemnización urgente

TEKAX.- José Baltazar Lara Ávila, lesionado en un accidente ocurrido en el tramo Xaya-Pencuyut el 27 de febrero pasado, expresa que no ha recibido ni un peso de indemnización por las lesiones que sufrió y todos los gastos que ha generado su rehabilitación han corrido por su cuenta.

En tanto, dice el lesionado, la responsable del accidente, Carmen Chan Ortiz, goza de libertad e incluso ha sacado su vehículo del corralón de la Fiscalía General del Estado.

Como publicamos, el día del percance Lara Ávila, de 38 años, conducía la Honda Isuzu placas YP-11765 por la citada vía, cuando de frente fue impactado por la Dodge Dakota placas YP-76275, guiada en sentido contrario por Carmen Chan.

Por el impacto, Lara Ávila quedó prensado en su camioneta, que se salió de la vía. A pesar de que el lesionado pedía ayuda a gritos, la guiadora de la Dakota huyó.

Según el peritaje realizado en esa ocasión, la Dakota iba de Poniente a Oriente y en una curva sinuosa invadió el otro carril y se impactó de frente contra la camioneta repartidora de panes.

Lara Ávila explica que, sin embargo, el 23 de marzo, casi un mes después del percance, la Fiscalía realizó otro peritaje, pero éste no concuerda con el primero, pues indica que ambos guiadores tuvieron culpa y que cada uno debía reparar sus daños.”Eso no es verdad, se está manejando algo que no pasó, ahí hay mano negra… la mujer que conducía la camioneta fue la responsable, si no, ¿cómo se explican el quemón de más de 20 metros de su camioneta? ¿cómo se explican que caí en una hondonada a mi lado derecho? Todo indica que la camioneta que yo manejaba fue la que recibió el impacto, por eso acudiré a otras instancias, como Derecho Humanos”, dice.”Pido justicia, que la culpable me pague los daños, ya que tuve fractura en las rodillas y desviación de cadera; ahora no me puedo levantar y no sé cómo le voy a hacer para sostener los gastos de mi familia. Tengo tres hijos, Diana Esther, de 18 años; Cristina, de 13, y Joaquín, de 8, además que mi esposa, Eva Esther Hau Benítez, es costurera y no gana mucho”, agrega el quejoso.

Lara Ávila afirma que ya no tiene dinero y ya no puede con los gastos de sus hijos en la escuela. “Nos estamos quedando en la calle y no puedo trabajar… No es justo que la culpable goce de libertad sin que la justicia haga algo”.El quejoso dice que cada que viaja a Mérida a sus terapias se gasta unos $2,500.- JULIO CÉSAR CAAMAL CUY




Volver arriba