Fiscalía pide pena máxima

En seis meses, la sentencia para un presunto asesino

7_050414p39sur1photo01

TEKAX.- Ayer al mediodía se realizó la audiencia del imputado Rubén Jacinto Chin Cel (a) “Topo” o “Birris”, denunciado por Rosa Elena Pool Can por el presunto asesinato de Carlos Miguel Tzec Collí en Ticul.

Los hechos se habrían registrado la noche del 29 de marzo cuando la víctima se encontraba inerme y durmiendo en su domicilio, en la calle 46 entre 11 y 13 del barrio de San Joaquín.

Las pruebas, como declaraciones de testigos oculares y los resultados de los estudios realizados, fueron desahogadas en la audiencia ante Luis Armando de Jesús Mendoza Casanova, juez de control del tercer distrito judicial, bajo el nuevo sistema de justicia penal acusatorio y oral, por José Alberto Alonso Ruiz, abogado adscrito de la fiscalía investigadora.

Todas las evidencias apuntan a Chin Cel como el presunto responsable del asesinato del zapatero y velador Tzec Collí.

Se presentó también la propia declaración del imputado ante la Fiscalía General del Estado, donde habría aceptado que el 29 de marzo cometió el crimen.

En esas declaraciones, el imputado dijo que había bebido cuatro caguamas y se le acordó que Tzec Collí le debía $300 de albañilería y entonces fue a cobrárselo.

Al llegar a la casa del extinto velador entró por una parte que no tiene reja y se fue directo al lugar donde se encontraba en su hamaca y le habló, pero como no le respondía, agarró dos piedras y le golpeó en la cabeza.

El juez decretó el auto de vinculación de proceso al imputado por el homicidio calificado de Tzec Collí y dio un plazo de seis meses para dar la sentencia.

También dijo que los defensores del imputado tienen un plazo de 72 horas para revocar este dictamen.

Según la Fiscalía, la necropsia arrojó que la causa de la muerte fue traumatismo craneoencefálico severo y que el zapatero presentaba varias heridas cortantes en la cara ocasionadas por golpes hechos con una piedra.

Los defensores pidieron que no sea procesado su cliente por homicidio con arma, porque la piedra no sería considerada un arma.

También alegaron que la Fiscalía no ha reunido todas las pruebas suficientes para que su cliente sea procesado.

Ante el hecho de que es considerado por la ley como un delito grave al ser cometido cuando la víctima estaba indefensa, acostada, durmiendo e inerme, cuando el imputado estaba de pie y no fue ni en defensa propia, el abogado investigador de la Fiscalía pidió que se le aplicara la sanción correspondiente, que es de 30 a 40 años de prisión.- Megamedia




Volver arriba