Suman cuatro bebés ultimados en 11 días

Piden no dormir con un nene si se le puede aplastar

Ante la muerte de cuatro bebés en Progreso, todos asfixiados por sus padres en un periodo de 11 días, la fiscal del Estado, Celia María Rivas Rodríguez, pide a los padres, en especial a los padres adolescentes, capacitarse mejor para el cuidado del bebé y evitar dormir con ellos en espacios que puedan ser mortales.

-En tres de los desafortunados casos las madres son muy jovencitas y confirmando que cada uno de esos sucesos fue accidente, se les otorgó la libertad -dice.

Según Notimex, la fiscal insiste en que las jóvenes deben entender que ser madre es una gran responsabilidad y si tienen dudas, pueden ser capacitadas por personas con experiencia para el cuidado y protección del bebé.

En menos de dos semanas se cometieron cuatro homicidios imprudenciales contra recién nacidos, quienes fallecieron por anoxia, es decir, falta de oxígeno al ser aplastados por sus progenitores cuando ambos dormían.

El primer caso ocurrió el 19 de febrero, cuando Teresita de Jesús Puch Eb fue detenida por asfixiar a su hijo mientras dormía.

La Fiscalía la acusó de homicidio por culpa, delito considerado no grave, y la turnó al Juzgado 4o. Penal, que al final le otorgó la libertad.

En la madrugada del 22 de febrero falleció Á.M.C.C., de dos meses de edad, cuya madre, M.C.C.C., reconoció que por accidente lo privó de la vida. Fue consignada al Ministerio Público y estaba pendiente su posible transferencia al penal femenil.

Un día después Carlos Carrillo Padilla se acostó a dormir con su hijo en una hamaca poco después de la medianoche pero, al despertar, vio que el bebé estaba boca abajo y no respiraba.

Lo llevó al IMSS de Progreso, pero ya había fallecido. Fue detenido.

Quinceañera

En el caso más reciente, C.M.V.P., de 15 años, se acostó a dormir con su hija de un mes de nacida, a quien colocó del otro lado de la hamaca, pero al despertar anteayer vio que la bebé no se movía y tenía el rostro morado, pues la aplastó con su cuerpo.




Volver arriba