Sin servicios básicos

No tienen energía en Valladolid, en Quinta Chenaké

1 / 3


Los niños corren el riesgo de ser mordidos por alimañas al jugar en zonas lóbregas de Quinta Chenaké, sector de Valladolid, a un costado de la colonia San Francisco
A la derecha, vecinas de la calle 26 de la colonia Quinta Chenaké muestran cómo la casa que habitan está metida en lo que es el monte. Debajo, Raúl Uc Fernández tiene que limpiar terrenos que rodean su casa


VALLADOLID.- Vecinos del barrio conocido como Quinta Chenaké, ubicado a un costado de la colonia San Francisco, viven en condiciones de marginación.

No se les presta servicio de recolección de basura y muchos de sus habitantes no cuentan con energía eléctrica ni agua potable.

Los habitantes de esta zona comentan que recolectaron firmas para llevarlas al Palacio Municipal con la idea de que atiendan sus necesidades, pero la gestión aún no da buenos resultados.

Raúl Uc Fernández, vecino de esta colonia, es herrero y tiene su taller en casa de su mamá, ya que en la suya hace apenas cuatro meses que tiene energía eléctrica.

-Cuando Roger Alcocer (García, alcalde) estaba andando por esta zona le manifestamos las necesidades y él nos dio a escoger entre energía eléctrica o la pavimentación de la calle, que porque no se podían las dos cosas -recuerda-. Preferimos la calle.

Sólo midieron

Hace seis meses, llegaron del Ayuntamiento Jorge Carvajal Moo (a) “Ciego” y David Rivero, para tomar las medidas de la calle. Después de la medición, no regresó ninguno de los dos.

Uc Fernández, quien vive en la calle 51 de la colonia, dice que como no les quisieron ampliar la línea de luz a los vecinos, el mandó a tirar una línea hasta su casa, desde un poste que estaba en la esquina. Extender la línea le costó alrededor de 3,000 pesos. Ahora ya tiene todos sus papeles de corriente eléctrica en regla, pero los otros vecinos no tienen electricidad.

En cuanto al servicio de basura, dice que no llega hasta está “escondida colonia” y todos los jueves tiene que llevar las bolsas de basura a casa de su mamá.

También asegura que muchas personas de esta colonia van a tirar basura por los rumbos en los que vive.

Para mantener limpio el terreno de su casa, él tiene que chapear los alrededores. Muchas serpientes salen en esta zona por ser lugares muy lóbregos, advierte.

Hilaria Caamal Cupul, otra vecina de la colonia, cuya casa está metida en el monte, no cuenta con energía eléctrica ni agua potable. Tiene que tomar agua de la casa de una de sus vecinas.

Según comenta, la Policía Municipal nunca llega por donde vive a dar rondines, pero que en muchas ocasiones sí los han visto con la luz de la patrulla apagada tomando cervezas.

Hilaria Caamal, quien vive con su hija y una nieta, dice que matan un promedio de cuatro serpientes a la semana, porque la casa está rodeada de mucha yerba. Ella vive en la continuación de la calle 26. Según dice, el alcalde “ni en su campaña se apareció por estos lugares”.

Yolanda Loría Romero, otra vecina de la calle 26, cuenta con energía eléctrica pero el recibo le llega a casa de su vecino porque ahí está la línea. Para que la energía llegue hasta su casa, ella tuvo que comprar los cables.

Por la distancia, la extensión le costó unos $5,000.- David Osorio Marfil

De un vistazo

Acarreo de basura

No llega el servicio de recolección de basura y tienen que caminar tres esquinas para dejar ahí su basura y que la lleven los recolectores.

Chapean alrededores

Para mantener más o menos segura su casa, Yolanda Loría Romero y su marido chapean los alrededores.

“Chanchullos”

Luis Barrera Rodríguez afirmó que personal de bacheo entra a esta zona y cobra alrededor de 300 pesos para componer huecos. También cobran 250 por poner topes.

“Los trabajadores que manda el Ayuntamiento hacen sus chanchullos”, indicó.

Hace poco recibieron una invitación para juntar chatarra y todos los vecinos sacaron las cosas que tenían en su casa para tirar. Jamás fueron a buscarlos, sólo se quedaron ahí amontonados.




Volver arriba