“Si nos van a matar que lo hagan”

En Tixkokob unos vecinos impiden desalojo de casa

1 / 2


Momentos en que la maquinaria y los policías se retiran tras fallido intento de desalojar y derribar una casa, en Tixkokob. A la izquierda, Zeidy Chay platica con el personal del Juzgado 2o. Civil que llegó para cumplir la orden de desalojo de un predio de la calle 31 con 12 de la colonia Felipe Carrillo Puerto


TIXKOKOB.- Una familia y sus vecinos impidieron ayer que, con apoyo de policías estatales y municipales, se ejecutara la orden del Juzgado 2o. Civil de desalojar y derribar una casa de la calle 31 con 12 de la colonia Felipe Carrillo Puerto.

Ayer a las 11 de la mañana personal de ese Juzgado, Eduardo Gómez Durán, Guadalupe Chalé Durán e incluso un operario en una maquinaria llegaron para desalojar la casa que Isaac Gutiérrez Pech habita con su familia desde hace 12 años y que poco a poco fue construyendo.

-Tengo los documentos cuando se solicitó el terreno de 11 metros de frente por 35 de fondo. Era ejidal y era una calle del fundo legal -expuso Zeidy Chan Dorantes.

-Nadie lo había peleado hasta que Guadalupe Chalé Durán y su esposo, Alberto Burgos Puga, empezaron con que ese pedazo de terreno les correspondía -añadió.

-Antes de eso se tramitaron los documentos, que salieron en 2009, y hoy (por ayer) nos quieren desalojar de nuestro patrimonio.

-¿Para qué quiere el terreno? Si a un lado tiene una flamante casa que no habita y, en cambio, sí quiere perjudicar y yo tengo los documentos -señaló Zeidy Chay.

Eso explicaba la mujer cuando llegó una camioneta con más policías que trajeron la orden de desalojo, que Zeidy Chay tomó y luego mostró a los vecinos.

Algunos vecinos cuestionaron que por qué se tuvo que esperar más tres horas para que presentaran la orden y sin la firma de notificación de alguien que habita la casa como prueba de que fue avisada del desalojo.

Jesús Chay Dorantes, papá de Zeidy, mostró los documentos del terreno y discutió con Gómez Durán.

-Reconoce que era calle, así que no vengas con eso. Además, el terreno era ejidal y fundo legal -le indicó.

Cuando la maquinaria se disponía a entrar al predio, los vecinos se opusieron y uno gritó: “No nos vamos a quitar de aquí y si nos van a matar que lo hagan, pero la casa no la van a tirar”.

El oficial indicó que hay estancias legales para manifestar su queja.

-Nosotros solo venimos a apoyar, no a lastimar a nadie, y cumpliremos con el apoyo -dijo un agente.

Pero a las 3 la tarde, vía llamada de celular, les llegó la orden de retirarse, así que los policías y el operario de la máquina se fueron.

También se retiraron Gómez Durán y sus auxiliares, quienes salieron de la parte posterior del predio, y ello generó el griterío de los vecinos.- JOSÉ A. ISLAS CHUC




Volver arriba