Se refuerza la vigilancia

Convoy nocturno y retén federal a la entrada a Tizimín

TIZIMÍN.- Elementos de la Policía Municipal, en coordinación con agentes de la Secretaría de Seguridad Pública, realizaron anteanoche una operación en zonas consideradas conflictivas en esta ciudad. Además, dos patrullas de la Policía Federal se apostaron ayer por la mañana a la entrada de la ciudad, donde revisaban vehículos de manera aleatoria.

La operación del viernes, que contó con la participación de dos camionetas de la Policía Municipal y una de la SSP, comenzó como a las 10 de la noche en colonias consideradas conflictivas. El convoy se dirigió primero al fraccionamiento Fovisste, donde los policías permanecieron unos minutos, tiempo tras el cual se desplazaron rumbo al Fracc. Jacinto Canek. Luego siguieron rumbo a la calle 49, hacia La Huayita.

Los tres vehículos iban con la luz halógena de las torretas, pero con los códigos azul y rojo apagados, para no llamar la atención.

Luego de recorrer esas calles, el convoy se dirigió a la colonia Santo Domingo, donde abordaron a unos jóvenes motociclistas. Los agentes les informaron que se trataba de una revisión de rutina y los jóvenes no opusieron resistencia alguna.

Aunque salieron “limpios”, los policías exhortaron a los jóvenes a no permanecer en las zonas oscuras y a mantenerse, de preferencia, en el interior de los predios para evitar algún incidente.

Posteriormente los agentes se encaminaron a la colonia Santa Cruz y luego hacia el Periférico.

El recorrido finalizó en el bar “Armandos”, ubicado a un costado de la carretera Tizimín-Calotmul. Ahí los uniformados se introdujeron al estacionamiento y dialogaron con el encargado del sitio. Permanecieron unos minutos y se retiraron.

Durante el recorrido, que duró alrededor de una hora y media, no hubo detenidos, de modo que se informó que el saldo de la noche fue blanco.

Ayer en la mañana, en el entronque del Periférico con la entrada a esta ciudad, dos patrullas de la Policía Federal se apostaron en ambos lados de la vía para revisar los vehículos que entraban y salían. Según dijo uno de los uniformados, sólo se trataba de una revisión de rutina. “No es por algo en especial”, sino que se hace “en puntos al azar”.- SANTOS EUáN CANO




Volver arriba