Se mata con veneno

Robo con trágico, abrupto fin, por un lío pasional

1 / 2


El automóvil acordonado con cintas para su investigación en el rancho de Luis Rodríguez Canto. A la izquierda, personal de Semefo saca el cuerpo de Carlos Guerrero, quien se suicidó después de disparar a un compañero durante un robo


SUCOPO, Tizimín.-  vecino de la comisaría de Sucopo, se suicidó ayer al ingerir veneno en el patio de su casa en esta comunidad, luego de que disparó e hirió a un compañero de abigeato tras una discusión en pleno robo en un rancho, por causa de una mujer.

La historia comenzó anteanoche, cuando el ahora occiso entró a robar a un rancho ubicado en la vía Tizimín-Colonia Yucatán, acompañado de Lucio Alfredo Padilla Tah, Elías Rivero López y la tabasqueña Violeta Hernández Naranjo, con quien vivía en concubinato.

En un momento dado del robo, Carlos Aguilar reclamó a Lucio Padilla supuestas infidelidades con Violeta Hernández, y luego de una breve discusión, Aguilar Guerrero sacó un arma y disparó contra Padilla Tah, a quien hirió en una pierna. Aun herido, este último logró huir con Rivero López a bordo del vehículo en el que habían llegado al sitio, hasta el rancho de Luis Rodríguez Canto, donde se detuvieron a pedir ayuda para el lesionado.

El agresor y la mujer se quedaron en el rancho donde habían robado y no se supo cómo regresaron, aunque ya por la mañana Aguilar Guerrero llegó a su casa y, tras hablar con su padre, salió al patio. Al ver que no regresaba, su papá salió a buscarlo y lo encontró tirado con espuma en la boca.

Paramédicos de la Cruz Roja confirmaron la muerte de Aguilar Guerrero.

Padilla Tah fue llevado al hospital general San Carlos para ser atendido de la herida de bala.

Mientras, Rivero López y Violeta Hernández fueron trasladados a la Fiscalía General del Estado (FGE).- Wendy Aracelly Ucán Chan [email protected]

Página 15



Volver arriba