Se juntan dólares y pesos

Un crucero y el asueto alargan la derrama turística

1 / 5


Visitantes locales en improvisado toldo en la playa del malecón, en el asueto de lunes de Carnaval
Turistas del Carnival Triumph en un columpio en un restaurante de la playa. Abajo, vista de la avenida del malecón con pasajeros del crucero y visitantes de municipios yucatecos
Las masajistas Karla Herrera Sánchez, Lourdes Canché e Isabel Rodríguez tras ganar 100 dólares ($1,332) cada una. A la izquierda, turistas del Triumph llegan a la playa


PROGRESO.- En el sector turístico sigue la buena racha, que desde el fin de semana se registra por el puente escolar y el Carnaval, pues ayer pasajeros del crucero Carnival Triumph y visitantes locales invadieron de nuevo las playas del malecón.

Los pasajeros del crucero, que arribó procedente de Galveston, Texas, Estados Unidos, comenzaron a invadir las playas y la avenida del malecón a las 9 de la mañana.

A esa hora ya estaban instalados los módulos de masajes y los vendedores ambulantes en el malecón.

-Hoy (por ayer) nos va a ir muy bien, el crucero es grande y es de los buenos, ayer (por el domingo) fue un buen día, vino mucha gente, pero los pasajeros del Triumph son de los que compran, gastan -dijo Rogerio Beltrán, vendedor de pulseras.

El trovador Josué Ricardo López, a su vez, afinaba su guitarra y se preparaba para ofrecer sus canciones a los turistas que comenzaron a ocupar las palapas y camastros de la playa.

El calor animó a los turistas a consumir cervezas, a bañarse en el mar, jugar voleibol, participar en concursos y pasear en bananas por cinco dólares (unos $66.50).

En el Carnival Triumph, que el miércoles 26 canceló su arribo por fallas técnicas, llegó ayer con 3,300 pasajeros.

Poco más de la mitad de ellos se quedaron en el puerto y al mediodía se confundieron con los visitantes locales que llegaron en grupos e invadieron las playas del malecón y el muelle de madera que une los dos malecones.

La jornada turística de ayer fue de contrastes, pues mientras los pasajeros del crucero se recostaban en camastros de playa o recibían masajes relajantes en los módulos en la playa y andador del malecón, los paseantes locales se sentaron en los alijos y colocaron sábanas para cubrirse del sol.

Los extranjeros bailaron y jugaron voleibol, tomaron tequila en juegos que se realizaron en un restaurante y consumieron cervezas y botanas en las palapas, en tanto los visitantes de Mérida y el interior del Estado llegaron con neveras de donde sacaron bebidas y botanas.

Karla Herrera Sánchez, Lourdes Canché e Isabel Rodríguez, masajistas de un módulo en la playa del restaurante Eladios, dijeron que cada una atendió a cuatro turistas, a quienes les cobraron 25 dólares, así que cada una ganó 100 dólares ($1,332).

A la 1:30 de la tarde se marcharon los pasajeros de crucero y se quedaron los visitantes locales, muchos de los cuales entraron a restaurantes y pescaderías.- Gabino Tzec Valle



Volver arriba