Se escapa de sus padres

Menor escapa y la hallan con rastros de lesiones físicas

TICUL.- Un caso de violencia familiar fue descubierto anteayer cuando M.M.R.C., estudiante de la primaria Venustiano Carranza de 9 años de edad, se escapó de su casa por varias horas tras las supuestas agresiones de sus padres adoptivos.

De acuerdo con fuentes confiables, la menor se habría fugado el domingo como a la 1 de la tarde. Su vivienda está ubicada en la calle 29 con 34 del barrio de San Román.

La desaparición de la menor habría provocado que sus padres adoptivos iniciaran una búsqueda e incluso se contrató el servicio de perifoneo para pedir la ayuda de la ciudadanía.

La noticia corrió como reguero en pólvora en las redes sociales y por WhatsApp, donde aparecía una fotografía de la menor y la petición de los familiares para que la ciudadanía los ayudara a encontrar a la niña.

En Facebook el texto decía: “está desaparecida y fue vista por última vez en la esquina de la calle 29 con 34, tiene una falda roja, es delgada y de mediana estatura”.

Ante la presunta desaparición de la menor, la corporación policíaca del municipio se unió a la búsqueda y horas más tarde el DIF Municipal recibió el reporte de una menor que se habría fugado de su hogar.

En un fraccionamiento

Una madre de familia del fraccionamiento Santa María la habría encontrado llorando cerca de esa zona habitacional e hizo el reporte correspondiente a las autoridades municipales.

El DIF Municipal remitió el caso a la Fiscalía General del Estado y esta a su vez a la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia.

Las autoridades habrían comprobado que la menor presentaba rastros de lesiones en el cuerpo.

De acuerdo con los informantes, la menor M.M.R.C. tenía moretones en varias partes, al parecer por las constantes agresiones físicas que recibe de sus padres adoptivos.

Tras confirmar el maltrato, al niña fue traslada ayer al Centro de Atención Integral al Menor en Desamparo (Caimede), en Mérida, y estuvo bajo atención de una psicóloga del DIF Municipal.

Las autoridades municipales guardaron hermetismo ante la situación e incluso se negaron a proporcionar información sobre los nombres de los padres que serían los supuestos agresores, y el tipo de lesiones que habría presentado la menor.

Se averiguó que los agresores habría adoptado a un niño además de M.M.R.C. y que el padre de la víctima acudió a la primaria para informar que la menor no acudirá varios días a clases.- Sergio Iván Chi Chi




Volver arriba