Se divierte con las Matemáticas

Menor se prepara para la fase estatal de un concurso

Adolfo Dzul Díaz hace su tarea con ayuda de su madre María Concepción Díaz López. El menor clasificó a la fase estatal de un concurso

OXKUTZCAB.- Me gustan las Matemáticas porque para mí es un deporte, me divierto sumando, restando y haciendo otras cuentas, refiere Adolfo Israel Dzul Díaz, alumno de la primaria Moisés Vázquez Vega que pasó a la fase estatal de la Olimpiada Mexicana de Matemáticas.

Adolfo Israel, quien cursa el sexto grado de primaria, vive en condiciones de extrema pobreza. Mientras hace su tarea de la escuela en su humilde hogar de la colonia Venustiano Carranza narra su gusto por los números.

-Desde el primer grado me divertí mucho con las tarea de la escuela y siempre he soñado con participar en los diferentes concursos que organizan las autoridades educativas -señala.

-Cuando me dijo el maestro que gané el primer lugar de la Olimpiada de Matemáticas en mi salón redoblé esfuerzos para estudiar.

El menor fue ayudado por el profesor José Luis Cura Castillo y la directora del plantel, Rosa Asunción Fajardo Durán, y destacó en las siguientes fases del concurso: zona y sector.

Indica que en la competencia a nivel sector se puso nervioso durante el examen. “Cuando me informaron que estaría en la fase estatal me puse muy contento”.

-Ahora estoy estudiando mucho para llegar bien preparado para la fase estatal, que será en Mérida en febrero de 2014.

Sentado en una pequeña mesa y una silla de madera, en la puerta de su humilde vivienda, el pequeño indica que le gustaría tener una computadora para realizar sus investigaciones; sin embargo, reconoce que es difícil que sus padres le compren el equipo por la situación económica en la que viven.

-Aún así seguiré luchando por mi educación con lo poco que tengo; les doy gracias a mis maestros que me han dado mucho apoyo para tener esta preparación.

Adolfo es hijo de Antonio Dzul Poot, de oficio albañil, y María Concepción Díaz López, quien se dedica a la venta de “chicharritas”.

-Mis padres se han esforzado en darnos un poco para estudiar a mi hermanito y a mi hermano y por eso estoy orgulloso de ellos. Son muy trabajadores y me han dado de comer desde que nací.

El menor agradece el apoyo de sus familiares que le han manifestado su orgullo tras haber clasificado en la Olimpiada de Matemáticas.

“Me han dicho que me estoy abriendo las puertas que siempre les niegan a la gente humilde”, comenta.

El alumno dice que su preparación de ahora es más dura, pero con una sonrisa sostiene que nada es imposible y que el mejor regalo que les puede dar a su escuela y a sus padres es ganar un lugar a la fase nacional.- Jesús Bacab Chulim @DiariodeYucatan




Volver arriba