Se desangra por la yugular

Policía de Panabá trata de deslindar a bar y meseras

7_090214p32burdelphoto02

PANABÁ.- Pese a que la muerte del jornalero Maximiliano Poot Poot, de 59 años, se debió a un lío de faldas, la Policía Municipal niega que se tratase de meseras que laboren en el bar.

Ayer, tanto en Panabá como en Espita la gente no dejaba de hablar del hecho sangriento que se suscitó en la puerta de una cantina.

Una vecina que vive frente al bar “El paraíso”, donde ocurrió la masacre, indica que eran las 7:30 de la noche cuando en la puerta de su casa un hombre ensangrentado pedía auxilio a gritos.

“Yo vi al muchacho herido, quien sabe cómo llegó hasta acá, creo que arrastrándose, con la misma avisamos a la Policía”, dice una mujer.

“No escuchamos nada, ni pleitos, los pocos que lo vieron dicen que se estaban peleando dentro del bar y los encargados de la cantina los sacaron”, agrega.

“No sabemos a qué se debió, todos hablan de meseras, pero no queremos meternos en problemas”, dice la mujer con evidente temor.

El jefe de la Policía, Martín Adiel Aranda Acevedo, se apura a explicar que la cantina no fue clausurada y tampoco se detuvo al cantinero, “porque no tiene la culpa”.

-Todo ocurrió en la calle y, además, ni los dueños del bar se dieron cuenta de que se estaban matando en la calle hasta que salieron y vieron a los hombres tirados en la calle -afirma.

“Sólo clientas”

El director de la Policía dice que cuando llegaron al bar vieron a dos mujeres, pero insistió en que no son meseras ni cocineras, sino sólo clientas del antro.

También dijo que en el área de los hechos estaba Rodolfo Poot Poot, hermano del fallecido y padre del herido, en completo estado de ebriedad y a un lado del cuerpo de su hermano.

-¿El lío lo pudieron haber ocasionado las meseras? -se le pregunta.

-No sé decirle, allá no hay meseras y de hecho la cantina no tiene nada que ver en la muerte -contesta.

Ayer, casi a las 11 de la mañana, en la puerta de la cantina había una mujer quien con una mano estaba lavando la calle donde se quedó la sangre; la otra mano la tenía vendada.

Testigos relatan que el sobrino José Manuel Poot Pech lanzó los primeros machetazos y luego el tío Maximiliano quiso defenderse, pero ya se estaba desangrando por la yugular.- WENDY UCÁN CHAN

De un vistazo

En Espita se platicó con familiares del sobrino herido, José Manuel Poot.

Hospitalizado. El joven continúa en el hospital San Carlos, pero ya fuera de peligro.

La entrega. El cuerpo de Maximiliano Poot fue entregado a su familia al mediodía de ayer.

El hermano. Uno de los parientes dijo que Rodolfo Poot Poot, hermano del fallecido, está detenido en la Fiscalía General del Estado para las investigaciones.

Declaración pendiente

Personal de la Fiscalía General del Estado, asignado al Ministerio Público de Tizimín, sigue en espera de la declaración de José Manuel Poot Pech, de 26 años.

Debe emitir su versión de los hechos durante las próximas horas, acusado de haber dado muerte a su tío Máximo Poot Poot, de 58 años de edad, tras haberse agredido mutuamente con machetes mientras estaban de parranda.

El ahora homicida no ha podido declarar porque se encuentra ingresado inconsciente en el Hospital San Carlos de Tizimín a consecuencia de las lesiones que sufrió durante la reyerta con su pariente, resultando con dos heridas en la cabeza.

En el reporte se señala que la agresión se suscitó la noche del viernes cuando los involucrados participaban en una parranda dentro del bar “Paraíso”, en la calle 20 entre 35 y 37 de Panabá, sitio en donde comenzaron a discutir.

Alrededor de las 19 horas, los sacaron del bar y continuaron la pelea en la calle, saliendo a relucir sendos machetes con los que se profirieron las graves heridas. Falleció Máximo Poot en el lugar de los hechos al recibir un corte en el lado izquierdo del cuello.

Los involucrados son oriundos de Espita, pero trabajaban en Panabá. A consecuencia de las dos heridas que recibió en la cabeza, el sobrino no pudo huir y fue auxiliado para ser trasladado al Hospital San Carlos de Tizimín.

Parte médica

La causa de la muerte fue determinada por el Servicio Médico Forense: choque hipovolémico consecuente a sección de grandes vasos del cuello, involucrando arteria y yugular.




Volver arriba