Portada » Temas »

Riesgo por unas obras sin concluir

Dos zanjas son un peligro en calles de Valladolid

7_060214p6callephoto01

VALLADOLID.- Los trabajos de la Comuna para la perforación de dos pozos en las calles de la ciudad están afectando a la sociedad, pues representan un peligro.

En la calle 60 entre 37 y 39 y en la 37-A entre 60 y 62 hay sendas, enormes zanjas, que cuando llueve se llenan y representan peligro para las familias que viven en la zona. El crucero de la calle 60 entre la 37 y 39 ha sido un punto donde al agua se acumula cuando llueve.

Para solucionar el problema de la inundación en ese cruzamiento, personal del departamento de Servicios Públicos abrió una zanja de unos tres metros de largo por dos de profundidad. Las piedras que sacaron las dejaron a un lado de la vía.

Pero ahora, tanto las piedras como la zanja están afectando la vialidad, sobre todo, porque es una de las calles que conducen al recinto ferial, motivo por el cual el lugar es un caos.

Cuando llueve la zanja se llena y en cualquier momento se podría caer alguien al hueco, cualquier motociclista o ciclista que se orille obligado por algún auto.

El dueño de una tienda que está en la esquina, quien no quiso dar su nombre, comentó que la semana pasada se abrió el hueco, pero no lo taparon de nuevo.

“Se abrió con el objetivo de hacer un drenaje ciego, pero no lo terminaron, de modo que ahora representa un serio peligro”, expresó

El hueco sólo está delimitado a su alrededor con pequeñas piedras que no se ven cuando llueve, pues el agua lo sobrepasa.

En la calle 37-A entre 60 y 62 hay otro hueco, pero le pusieron dos tambos para taparlo, pese a lo cual se llena con el agua.

En ese lugar sólo en un lado colocaron la rejilla, pero no perforaron el pozo pluvial como se anuncio, de modo que en cualquier momento se formarán los baches por las lluvias que caerán.

A pesar de que repararon la calle no servirá porque la obra es de mala calidad, según dicen vecinos.- J.A.O.




Volver arriba