Regidores insisten en desvío

Ahora también dicen que miente Roger Alcocer

Francisco Vivas Fernández, con documentos de la sesión de Cabildo

VALLADOLID.- Los regidores del PAN, Francisco Vivas Fernández y Alberto Pool Poot, insisten en que el alcalde Roger Alcocer García pudo desviar recursos públicos en el cambios de tomas de agua potable y lo acusan de “mentiroso”, al negar que haya acordado el pago de 400 pesos por cada toma.

Anteayer publicamos un boletín enviado por Alcocer García, en el cual se indica que la Sedatu es la dependencia que aprueba y supervisa trabajos de Hábitat, al que pertenece la construcción de calles de Santa Ana y el cambio de tomas de agua.

Sin embargo en ninguna parte de su escrito se refiere a las acusaciones hechas por los regidores del PAN, por el probable desvío de recursos, ya que los montos superan los $1,800 por toma, cuando el sesión de Cabildo se aprobó que se pagarían $400.

También se señala en el documento que los regidores tienen los verdaderos montos aprobados y son los que tienen en los contratos.

Vivas Fernández mostró el oficio en donde en la parte superior derecha está apuntado $422 por toma, lo cual “fue lo aprobado” en reunión en la que incluso “estaba presente el director de Obras Públicas, Miguel Rodríguez Rivero, quien lo avaló”.

“No estamos locos para denunciar una presunta irregularidad si no tuviéramos las evidencias en las manos, que en este caso son la sesión de Cabildo y los contratos en los que se cobró más de $334,000 por el costo total de varias tomas de agua en el barrio de Santa Ana, pagados a dos presuntas constructoras propiedad de Humberto Centeno Machaín”, afirman.

“El alcalde es un mentiroso al negar las cosas, ya no busca cómo defender una grave irregularidad, en donde tiene metidos, no sólo las manos, sino hasta los pies”.

Al respecto, el alcalde negó que haya desvío de recursos y aseguró que fue responsabilidad de Obras Públicas asignar la obra. Al preguntarle por qué se otorgó todo a una constructora cuando fueron tres las participantes en la repavimentación, dijo: “Eso habría que preguntárselo a Miguel Rodríguez”.

Luego insistió en que al no rebasar los montos que marca la norma, “se le puede adjudicar a cualquiera”, que en este caso fue para Centeno Machaín y su hijo Abel Centeno, cuya razón social está a nombre de su esposa, María Concepción Méndez Díaz.

El alcalde aseguró que investigará en Obras Públicas lo que realmente pasó, al no tener respuesta a algunas preguntas que se le hicieron.- J.A.O.O.




Volver arriba