Tercer “aviso” del Palacio

Desprendimiento potencial en la mayoría del techo

Personal municipal debajo del techo de donde cayeron pedazos en la sala de espera de la planta alta del Palacio  de Progreso
1 / 3


Personal municipal debajo del techo de donde cayeron pedazos en la sala de espera de la planta alta del Palacio de Progreso
Personal del Ayuntamiento de Progreso esperan en los bajos del Palacio y en el parque principal (abajo) debido a que el edificio continúa cerrado para que se revisen los techos, luego que el domingo se cayó un pedazo


PROGRESO.- Humedad general con peligro de desprendimientos tiene la mayor parte de los techos de la planta alta del centenario Palacio Municipal, que ayer por segundo día consecutivo se mantuvo cerrado al público para que personal de Obras Públicas del Ayuntamiento continúe la inspección.

El Palacio fue cerrado desde el lunes para que personal de Obras hiciera pruebas de resistencia en los techos.

Ayer siguió cerrado porque se revisaron todos los departamentos, incluida la oficina del alcalde Daniel Zacarías Martínez, la cual también tiene grietas en los techos.

Hoy miércoles se reabriría parcialmente el Palacio.

Quedará cerrada la mitad: la sala de recepción, donde el domingo se cayó una gran parte del cielo raso, la oficina del alcalde, la sala de juntas y las oficinas del síndico y secretario municipal.

La sala Juárez también quedó cerrada.

Hoy comenzarán a desmantelar todo el falso plafón que se instaló durante el Ayuntamiento 2007-2010, de Reina Quintal Recio, para que se inspeccione todo el techo y se piquen las áreas con grietas para tirarlas y evitar que caigan sobre empleados o ciudadanos que van al Palacio.

Empleados de Obras Públicas dijeron que el falso plafón impidió que durante más de cinco años se vea que los techos se convertían en un enemigo silencioso.

Las constantes lluvias y el calor que genera el material del falso plafón se combinaron para que surgieran las grietas y luego se cayeran trozos de concreto del techo.

Ayer salió a relucir que el desplome de una gran parte de concreto del cielo raso en la sala de recepción fue el tercero de los últimos 12 meses, lo que preocupó más a los empleados municipales.

El primero ocurrió en la oficina del síndico, Raúl Lara Caro, cuando estaba vacía.

Luego se cayó un trozo del techo en la oficina de Martha Cortés Herrera, regidora de Comisarías y del Jurídico.

Empleados municipales consideran que fueron los primeros avisos, pero no retiraron los plafones para inspeccionar todos los techos.

Ayer el personal de la planta alta del Palacio permaneció en los bajos del edificio, y otros empleados y algunos ediles, en el parque central.

Todos esperaban indicaciones para laborar hoy. La Presidencia funciona temporalmente en la planta baja.- Gabino Tzec Valle




Volver arriba