Tensión en Chicxulub

"Fueron tres o más disparos", dice el hijo de un pescador baleado

En la lancha "Anahí", propiedad de Ricardo Díaz del Castillo y confiscada en la operación, se encontraron marquetas de hielo, equipo de buceo y dos machetes

PROGRESO.- Los hechos de ayer en costas de Chicxulub, que derivaron en una movilización tras el reporte de un intento de robo, comenzaron a las 3 de la madrugada, cuando dos embarcaciones ribereñas se acercaron silenciosamente a la lancha “Mexicano” y sus ocupantes cortaron las amarras.

La acción fue descubierta por Pablo Felipe Cen García, velador de las lanchas, propiedad de Wílliam Ceballos, quien avisó por teléfono al dueño de la lancha. En minutos llegaron a la playa varios pescadores, que pidieron ayuda a la Policía para detener a los ladrones.

Los presuntos ladrones estaban en alta mar y emprendían la huida. Los policías estatales armados abordaron lanchas de los pescadores y enfilaron para perseguir a los presuntos ladrones; en una lancha iba Cen García, para apoyar el rescate de la lancha propiedad de su patrón.

En ese momento se escucharon varios balazos, según afirmó Ángel Felipe Cen Couoh, hijo de Cen García. “Fueron tres o más disparos”, dijo.

Ángel, de 21 años de edad, dijo que cuando los policías arribaron a la playa con los dos presuntos ladrones pateó a uno de ellos y se lesionó el pie derecho. Sin embargo, ignora en qué momento recibió el balazo su padre.

A los dos presuntos ladrones se los llevó una patrulla de la SSP. A las 6 de la mañana en la playa había más de cien pescadores, que comentaban los hechos y también que en días pasados se robaron un motor fuera de borda.

En dos grúas de la SSP se llevaron las lanchas “Mexicano” como evidencia del robo del motor, y la “Anahí”, en la que viajaban los dos presuntos ladrones.

Antes que se llevaran las dos lanchas se presentó en la playa el meridano Ricardo Díaz del Castillo Serrano, quien afirmó que la “Anahí” era de su propiedad y que no robaron nada en Chicxulub.

La “Anahí” llevaba una nevera con cuatro marquetas de hielo, un compresor, patas de rana y equipo de buceo.

En la nave, al parecer pepinera, también había dos machetes, que en opinión de los pescadores servirían para cortar los cabos de las lanchas fondeadas, con el objetivo de robarlas.

-Si puedes comprobar que la lancha es tuya, pues reclámala en la Policía; acá no vengas a gritar, pues cuando nos viste debiste parar tus lanchas y no huir -le dijo el pescador Arturo León Ceballos a Ricardo Díaz del Castillo, cuando éste comenzó a discutir argumentando que su embarcación no tuvo nada qué ver con los hechos.

-O te calmas o los mando detener… ¡aléjate, no vengan a escandalizar! -le dijo a Díaz del Castillo Serrano el comandante de la SSP Reyly Be Medina, quien estaba al mando del operativo.

Díaz del Castillo dijo que es de Mérida pero que se dedica a la pesca por buceo (tenía puesto traje de buzo) y que conoce a muchos pescadores de Chicxulub.

En su defensa, explicó que él estaba a bordo de la lancha “Mero”, también de su propiedad, que salieron de La Caleta y enfilaron al Oriente para pescar, y que al llegar a la altura del muelle de pescadores de Chicxulub dos luces fuertes los enfocaron.

Aseguró que no se detuvieron (las lanchas “Anahí” y “Mero”) porque pensaron que se trataba de ladrones y huyeron porque les comenzaron a disparar.

La diligencia policiaca en la playa terminó a las 8:30 de la mañana.- Gabino Tzec V.




Volver arriba