Solo ribereños salen a pescar mero

Bendicen barcos que mañana, tras el norte, zarpan

Arriba, un pescador ribereño con meros capturados frente al malecón. A la izquierda el  párroco Francisco Mukul en la bendición de barcos

PROGRESO.- A causa del norte que azotó, la temporada de mero se reanudó parcialmente ayer, luego que la veda concluyó el sábado.

Solo salieron, en la madrugada, algunos ribereños, pero retornaron en la mañana, cuando comenzó a azotar el norte del frente frío No. 43.

Trajeron regular captura, que vendieron en la playa.

Algunos lancheros fondearon sus embarcaciones frente al playón poniente; otros con ayuda de ribereños, en la playa. Los barcos de la flota mayor no pudieron salir.

El capitán de Puerto de Yucalpetén, Carlos Humberto Carrillo Ufort, dijo que el sábado a las 9 de la noche cerraron los puertos a la navegación porque los reportes indicaban que azotaría un norte, así que por seguridad de las embarcaciones y pescadores se tomó esa medida.

-Algunos patrones de barco vinieron el domingo a ver si podían salir de viaje, pero se les informó de la amenaza de mal tiempo -indica.

Ayer a las 6 horas dos patrones preguntaron si abrirían los puertos y se les dijo que no porque el norte azotaba en Ciudad del Carmen y Campeche, y era inminente su llegada a Yucatán.

-Hay 172 barcos despachados listos para salir a la pesca, pero lo harán el miércoles, cuando amaine el mal tiempo y se reabran los puertos.

Reciben la bendición

Ayer mismo, como cada inicio de la temporada de mero, el párroco de este puerto, Francisco Mukul Domínguez, bendijo tres barcos de la flota mayor de Yucalpetén.

La ceremonia se realizó a las 9 de la mañana. Participaron pescadores y armadores que cada año, al reanudarse la captura de mero, acostumbran que los pesqueros sean bendecidos para que les vaya bien durante todo el año y los barcos soporten los embates de los malos tiempos que afrontan en alta mar.

El padre Mukul Domínguez, quien el sábado 1 pasado cumplió un año como párroco de este puerto, bendijo los barcos “Karina”, “Cherna V” y “Propemex YG-22″, que según la empresaria Ana María Pech Chacón, fueron bajados de los astilleros donde durante un mes recibieron mantenimiento general en casco, maquinaria y equipos de pesca y navegación. Los tres barcos fueron acoderados uno con otro para que el párroco pudiera recorrerlos para su bendición. Los tres pesqueros ya están listos para zarpar a la captura de mero luego de un mes de inactividad por la veda. El sacerdote destacó la importancia de la actividad pesquera y lo arriesgado del trabajo en alta mar, donde los pescadores permanecen de 15 a 18 días.- G.T.V.




Volver arriba