Sigue la angustia entre familiares de los pescadores extraviados

Denuncian que el dueño de la lancha no hace nada

Jéssica Dorantes (derecha), esposa del pescador Gustavo Yepez, uno de los seis extraviados, ardía en fiebre ayer, en Yucalpetén

PROGRESO.- Angustiada por no tener noticias de su esposo Gustavo Noé Yepes Herrera, tripulante de la lancha “Los Chatos”, Jéssica Aracely Dorantes Ayala, comenzó a arder en fiebre en los muelles pesqueros de Yucalpetén donde permanece desde el sábado junto con los familiares de los otros ribereños extraviados.

-Esa muchacha arde en fiebre. Hay que ayudarla, pobrecita. Está sufriendo, hay que llevarla al doctor y el dueño de la lancha las ha abandonado a su suerte -dijo una señora que acompaña a los familiares de los pescadores extraviados.

-También su hija, una bebé -agregó otra señora- está enferma, creo que no están comiendo hay que hacer algo y pronto.

Otras mujeres, al escuchar que Jéssica Dorantes ardía en fiebre y que apenas se podía sostener en pie, corrieron para auxiliarla, darle gua para tomar y entre dos la sostienen para llevarla al Centro de Salud ubicado a 500 metros de los muelles.

Una persona que tenía su camioneta se ofreció para llevar a la enferma al doctor; otra vecina se encargó de cuidar a la bebé.

Ese fue parte del drama que se vivió ayer en los muelles de Yucalpetén donde familiares y amigos de los seis pescadores extraviados hacen guardia en espera de noticias.

También se juntaron para organizar al grupo de voluntarios que viajaron en los tres barcos que zarparon para reforzar la búsqueda.

Ni el norte las mueve

En el caso de Jéssica Dorantes, quien se enformó, sus familiares dicen que está muy débil.

Las demás esposas y mamás de los pescadores perdidos no se mueven de los muelles de Yucalpetén.

Ni el norte que azotó el martes movió de los muelles a las mujeres de los pescadores quienes permanecen en espera de noticias y de los informes que por radio transmiten los patrones de los barcos encargados de la búsqueda.- [email protected]




Volver arriba