Se quejan de retén marino

Conapesca pide permisos que ni siquiera renueva

1 / 2


Imágenes de pescadores ribereños que se reunieron con el alcalde de Progreso, Daniel Zacarías Martínez, en el Palacio para pedirle ayuda porque, dijeron, inspectores de la Conapesca a cargo de un retén marino en Yucalpetén les impiden salir a capturar sardinas o mero


PROGRESO.- Hoy se cumple una semana desde que el miércoles 11 se instaló un retén de inspectores de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) en la bocana del puerto de abrigo de Yucalpetén, como parte de una operación mixta contra la pesca furtiva de pepino, pero ya afronta quejas.

Ayer a la 1 de la tarde ribereños de La Caleta encabezados por Gedeón Velázquez Fajardo, Manuel Avilés Sánchez, José Pech Cua, Marcos Jiménez y Luis Falcón Cervantes acudieron a quejarse y a pedir ayuda en el Palacio Municipal.

El grupo se reunió con el alcalde Daniel Zacarías Martínez y le dijo que no pueden salir a pescar sardinas y especies de escama por las exigencias de los inspectores de la Conapesca en ese retén.

Los ribereños indicaron al edil que en cualquier momento puede estallar el lío por la molestia que ocasionan los inspectores de ese retén.

Aseguraron que son parte de un numeroso grupo de pescadores inconformes porque los inspectores de la Conapesca en el retén marino han amenazado con no dejarlos salir a pescar si no presentan los permisos de pesca vigentes o la constancia de que están en trámite.

-No estamos contra las revisiones. Está bien que se supervisen todas las embarcaciones para que no lleven artes de pesca prohibidos y que también cuenten con equipos de seguridad -afirmó Falcón Cervantes.

-En lo que no estamos de acuerdo es que nos exijan permisos de pesca vigentes si la misma Conapesca no los renueva -añadió.

-Muchas lanchas tienen sus permisos de pesca de escama y pulpo vencidos, porque Conapesca no entrega las nuevas -aseguró.

-Hay quienes se han presentado con el dinero en la mano para pagar los permisos y simplemente no se los aceptan -indicó.

-La situación ya se complicó porque la mayoría de los pescadores no tenemos los $2,500 del permiso de pesca de pulpo y mero, ni los $800 de cada renovación de permiso.

Los ribereños también se quejaron de que tampoco les dejan salir a pescar si el permiso indica un caballo de potencia del motor y la lancha tiene uno mayor.

El alcalde ofreció reunirse con las autoridades de la Capitanía de Puerto, Armada de México y Conapesca para buscar una solución al problema y los pescadores puedan salir a trabajar.- GABINO TZEC VALLE




Volver arriba