Se divierten pese al norte

En el malecón se concentran 1,500 turistas de barco

Turistas del crucero Carnival Triumph caminan en el malecón y reciben masajes. A la izquierda, jóvenes pasajeros del barco se divierten bailando en un restaurante con acceso a la playa

PROGRESO.- En medio de los efectos del norte que comenzaba a azotar las costas de Yucatán, decenas de turistas estadounidenses que llegaron en el crucero Carnival Triumph se divirtieron en las playas del malecón, donde bailaron, tomaron cervezas y jugaron voleibol.

Aunque el mar estaba picado por los efectos del norte que se desplazaba del Golfo de México a la Península de Yucatán, grupos de turistas, adultos y niños, jugaron con las olas que recalaban con fuerza en la playa.

También pasearon en la banana jalada por una lancha. Debido a que la banana no se podía aproximar a la playa por el fuerte oleaje, los turistas, protegidos con chalecos salvavidas, se tuvieron que arrojar al mar.

Grupos de jóvenes estadounidenses, a su vez, cantaron y bailaron mientras consumían cervezas, en un restaurante que tiene playa.

El Carnival Triumph arribó procedente de Galveston, atracó a las 6 de la mañana y dos horas después los primeros pasajeros, de los 3,482 que trajo, comenzaron a recorrer el malecón y el tianguis artesanal.

A las 9 de la mañana se comenzó a incrementar el oleaje y un ligero descenso de temperatura, pero eso no impidió que a la 1 de la tarde el malecón estuviera repleto de pasajeros del crucero.

El mesero Jonathan Pérez Ortiz y otros vendedores estimaron que unos 1,500 turistas habían visitado el malecón, la mitad de los que trajo el crucero.

A diferencia del domingo, cuando el malecón estuvo concurrido por turistas locales y nacionales, ayer todos los visitantes eran extranjeros, incluso estaba un grupo de cuatro turistas que llegaron de España, pero no en el crucero, sino en avión y se hospedan en Mérida.

La buena jornada de crucero prolongó un día más la excelente racha económica para el sector turístico, pues los pasajeros del Triumph compraron artesanías, hamacas, ropa, alhajas de plata y alpaca, entre otros.

En el crucero llegaron pocos niños, la mayoría son jóvenes y adultos. Pese al frío, muchos caminaron en traje de baño en la playa, aunque unos se cubrieron con toallas al empezar a soplar el norte.

El mesero Román Lugo Díaz señaló que el día de crucero habría resultado mejor pero los vientos del mal tiempo no permitieron que los turistas pasaran mucho tiempo en la playa.

Vendedores y restaurantes tuvieron mucha demanda, y toda la zona de masaje estuvo ocupada por los pasajeros.

En la terminal de cruceros, operada por la empresa SSA-México, se informó que el Carnival Elation arribará el jueves procedente de Cozumel.

Carnival informó ayer al mediodía que aplazó un día el atraque, de mañana al jueves a las 8 horas.- Gabino Tzec Valle




Volver arriba