Sale de la vía y choca

Cegado por el Sol, se va a la ciénaga y derriba un poste

1 / 2


Dos de los tres ocupantes de la camioneta accidentada, que se dirigían a la zona veraniega de Chicxulub Puerto a instalar una palapaArriba y a la izquierda, dos aspectos del estado en que quedaron la camioneta y el poste. Lo que más preocupaba al chofer de la camioneta era cuánto le cobrarían por la estructura de la CFE que derribó


PROGRESO.- Tres palaperos meridanos, entre ellos un menor de edad, que se dirigían a la zona veraniega de Chicxulub para construir una palapa, no pudieron llegar a esa comisaría porque la camioneta en la que viajaban se salió de la carretera y se estrelló contra un poste de concreto que sostiene cables de alta tensión.

Los rayos solares matutinos afectaron la visibilidad del conductor de la camioneta, quien fue alertado por los gritos de sus dos compañeros, aunque era tarde. De hecho, ni siquiera pudo retomar su carril, pues el poste de concreto lo detuvo.

El aparatoso percance ocurrió ayer martes a las 7 de la mañana en el libramiento a Chicxulub Puerto, unos 200 metros antes de llegar al entronque con la carretera de Chicxulub Pueblo. La camioneta placas YP-59262, conducida por Alejandro Chin Peraza, de 30 años de edad, transitaba de Poniente a Oriente con dirección a Chicxulub.

Como pasajeros iban Carlos Chacón Madera, de 47 años, y su sobrino David, de 10 años, quienes al ver que la camioneta se salía de la carretera le gritaron al chofer, que cerró los ojos por un momento, pero no pudo frenar. El vehículo se orilló, salió de la vía y chocó contra el poste. Por el impacto, el poste se partió y la camioneta quedó con el frente destrozado, entre los manglares.

Chin Peraza explicó que David, quien iba en la parte de atrás, salió volando y cayó entre los manglares, lo que amortiguó el golpe.

Cuando Chin Peraza y Carlos Chacón salieron de la camioneta, vieron que el niño salía de entre los matorrales. No sufrió lesiones y, junto con su tío, se sentó a un costado de la vía, luego que sacaron las herramientas que llevaban para sus labores.

Alejandro Chin explicó que salió de su casa de Mérida a las 5 de la mañana, hizo unas diligencias, pasó por sus compañeros de trabajo y enfiló hacia Chicxulub, pero en el libramiento el sol lo cegó.

La camioneta, que fue pérdida total, no está asegurada, y lo que más preocupaba al chofer era cuánto le cobrarían por el poste.

Agentes estatales y municipales tomaron conocimiento del caso.- Gabino Tzec V.




Volver arriba