Relata el hallazgo de lancha

El propietario dice que la autoridad no apoyó en nada

Agentes de la Secretaría de Seguridad Pública se llevan  la lancha encontrada en Yucalpetén, luego de la detención de Jorge Crespo

PROGRESO.- La lancha ribereña detenida el viernes en la Base Acuario de la Capitanía de Puerto de Yucalpetén junto con el pescador Jorge Ernesto Crespo Cano, quien supuestamente la robó en muelles de Dzilam de Bravo, es propiedad de su hermano César Gabriel, quien cuenta con la factura de la empresa donde la compró hace dos años.

-La lancha tipo Imensa, de 25 pies de eslora -explicó Gabriel Crespo en visita a las oficinas del Diario acompañado de su mamá Roberta del Carmen Cano Limón.

-La robaron el 1 de noviembre pasado, en La Caleta donde la tenía atracada, junto con el motor fuera de borda de 75 caballos de fuerza, marca Yamaha -añadió.

-Al día siguiente, el 2 de noviembre, interpuse la denuncia de robo en la agencia 11a. de la Fiscalía del Estado; entregué la documentación que ampara que la lancha es de mi propiedad.

Las investigaciones no avanzaron, hasta que el 12 de diciembre, investigó por su cuenta y halló la embarcación en un predio de Dzilam de Bravo propiedad de Carlos López Nadal, quien es directivo del Comité Náutico de ese puerto.

-Reporté el caso a la Policía Ministerial supuestamente a cargo de las investigaciones, pero no hicieron nada y la lancha continuó en Dzilam, donde al averiguar me dijeron que lo habían hallado en altamar con pepino y que estaba bajo resguardo de la Conapesca -abundó.

César Gabriel relató que el viernes pasado se puso de acuerdo con los policías ministeriales para viajar a Dzilam con el fin de recuperar la lancha en el predio de Carlos López, pero cuando llegaron se enteraron que su hermano que fue a pescar pepino en ese puerto, quien sabía dónde estaba la embarcación y que iban a rescatarla, la vio y salió de los muelles.

-En la travesía, a mi hermano lo persiguieron en una lancha, pero no se detuvo porque las personas llevaban machetes, así que se dirigió a Yucalpetén y se detuvo en la base Acuario de la Capitanía, donde lo detuvieron los agentes estatales.

Roberta Cano explicó que en los muelles de Yucalpetén encaró a Oscar Estrada Serrano, a quien se la había dado la lancha para trabajar y no para vigilancia por el pepino.

-El motor sí es del quejoso, pero Jorge Ernesto lo ignoraba. Uno de los judiciales le propuso a Oscar Estrada llegar a un acuerdo, que se llevara su motor y dejara la lancha, pero no aceptó -señaló.

-A mi hijo se lo llevaron detenido a Motul a disposición de la Agencia de la Fiscalía, donde nos enteramos que lo acusan de robo de motor, no de la lancha, pero la máquina estaba en la embarcación; en todo caso debieron de detener a las personas que lo tenían porque hay una denuncia de robo -dijo Roberta Cano.- G.T.V.




Volver arriba