Regaño y exhortos en fiesta de Corpus Christi

7_21062014p12corpusphoto01
1 / 4


El párroco de Umán, Ricardo Ruiz Sacramento, en la misa de Corpus Christi. A la derecha, fieles de Motul junto a uno de los cuatro altares en el parque principal, donde terminó la procesión de Corpus Christi
Fieles de Motul en la misa de Corpus Christi en la parroquia. A la izquierda, varones que representan a los apóstoles llevan al Santísimo en la procesión en Progreso después de la misa de Corpus Christi


En Progreso, Motul y Umán festejaron anteanoche el día de Corpus Christi.

En Progreso, poco más de 700 fieles asistieron a la misa en la parroquia y la posterior procesión en el Centro.

Concelebraron la misa el párroco Francisco Mukul Domínguez, el padre Fausto Guadalupe Castillo Pereyra y los diáconos Carlos Pérez Vidal y José Chan Díaz.

A diferencia de años anteriores, por acuerdo del párroco el Santísimo fue puesto en una urna cargado en hombros por los varones que representaron a los apóstoles en la fiesta de Pentecostés.

En años pasados, el Santísimo fue llevado en una camioneta y detrás fueron los feligreses para recorrer las cuatro estaciones.

El Santísimo salió de la parroquia en medio de una valla que formaron los fieles.

En la misa el párroco destacó el valor del cuerpo y la sangre de Cristo, que es el alimento del alma, al que los católicos están invitados para alimentarse.

-No solo hay que alimentarse de la palabra de Jesús, sino también de la Eucaristía -afirmó.

A manera de regaño, dijo que muchas personas van a misa por obligación y no por devoción y muchos no ponen atención al Evangelio ni la homilía, se la pasan jugando con el celular o conversando.

La dos sacerdotes y los dos diáconos encabezaron la procesión, de la parroquia a la calle 33, ahí dobló al Oriente hasta la 74, donde enfiló al Norte hasta la 31, luego dobló al Poniente, rodeó el parque principal y enfiló de nuevo al templo parroquial, donde debajo la cruz de madera se colocó un altar donde finalizó la procesión.

En Motul, poco más de mil personas asistieron a la misa que ofició el párroco, Luís Ángel Espínola Echeverría, con el lema “Todos conformamos un solo cuerpo unido en Cristo”, y la procesión en el centro de la Ciudad.

Cada centro pastoral llevó una fracción de hostia que al unirla con las demás formaron una sola pieza.

En el parque José María Campos se instalaron cuatro altares con flores, frutos, comidas y otras ofrendas.

En su mensaje, el párroco dijo que es este día es grande e importante para la iglesia pues Jesús se quedó entre nosotros a través del sacramento de la Comunión.

La procesión terminó ante los altares, donde la gente se puso a orar. Algunos lloraron cuando el párroco se hincó a orar frente a los alimentos.

“Señor Jesús, damos gracias por tu presencia en la Eucaristía como alimento de nuestras almas” decía un cartel en un altar.

En Umán, el párroco Ricardo Ruiz Sacramento invitó a los fieles a ser caritativos con los demás, en la misa en el atrio de la iglesia de San Francisco de Asís.

Los sectores colocaron en el atrio cuatro altares con frutas, verduras, panes e incluso animales.

“Ésta es una celebración para honrar a la Eucaristía, instaurada por Jesús para que nosotros entremos en comunión con él”, dijo el padre. “Es por eso que podemos comulgar todos los días, pues en la consagración Jesús convierte un simple pedazo de pan en su carne”.”La verdadera meta de la Comunión es la caridad, en el que la iglesia nuevamente tome en cuenta las necesidades de la gente, es por eso que hay que ser humildes con nuestros hermanos.”Es por eso que en esta celebración se bendicen lo que Dios nos da, y que debemos compartir con las personas más necesitadas”, afirmó.- G.T.V./ MIGUEL AVILÉS FERRERA / CAROLINA UC QUINTAL




Volver arriba