Recuerdan a un benefactor

Misa de réquiem en Chicxulub por un canadiense

Sandy y Tonny Dehneken en la misa por el difunto Wayne

PROGRESO.- El párroco de Chicxulub, Lorenzo Mex Jiménez, y el sacerdote de Maryknoll Eugenio Theisen concelebraron ayer a las 8 de la mañana una misa en memoria de Wayne Dehneken, quien era oriundo de Columbia Británica, Canadá, y el domingo falleció de un infarto cardiaco en la casa de playa en Uaymitún donde pasaba el invierno con su hoy viuda, Sandy.

La iglesia de la Virgen de la Asunción de Chicxulub se llenó de fieles, entre ellos poco más de 30 canadienses que pasan sus vacaciones en ese puerto y vecinos que conocieron a Dehneken.

Sandy y Tonny Dehneken, viuda e hijo de Wayne, llevaron las cenizas del difunto, que estarán un tiempo en el predio donde vivía.

A la misa también asistió su hermano Richard.

El párroco relató que una semana antes de morir, Dehneken llegó a la parroquia para hablar con él y entregarle un donativo económico para la compra de una bomba hidráulica para el comedor parroquial.

-Recuerdo que llegó a la parroquia para entregar el donativo y me dio la impresión de que pensaba que la vida se le iba y quería cumplir con su compromiso de ayudar al comedor parroquial, quería saber qué otras cosas más se podían hacer por Chicxulub -recordó.

-Me llamó mucho la atención y lo voy a tener presente. Como un extranjero estaba haciendo el bien, se mostraba preocupado por las carencias y dispuesto a ayudar, nos dejó una gran enseñanza. Wayne fue un gran hombre.

El padre Theisen dijo en inglés a los canadienses que la vida no desaparece sino cambia para una vida mejor por Cristo. “Yo soy la vida, dijo Cristo”.

Los esposos Dehneken desde hace cuatro años pasan el invierno en Chicxulub. Desde el primer año Wayne ayudaba a la comunidad, en especial a niños de la primaria Benito Juárez, a quienes les donó material didáctico.

Durante su estancia en el puerto, Wayne se preocupaba por el medio ambiente y de ayudar a la comunidad, se consideraba parte de la población, recordó el padre Mex Los vecinos que dieron el pésame a los deudos dijeron que es la primera vez que se oficia una misa por el fallecimiento de un canadiense. Acompañaron a los deudos los esposos Luis Ángel Figueroa Pech y Rosa Esmeralda Quiñones Aké, quienes trabajaron con Wayne desde el primer año que llegó a Chicxulub e indicaron que siempre se interesó por ayudar a la comunidad.- G.T.V.




Volver arriba