Rastreaban explosivos

Transportistas, perjudicados por el cierre de calles

7_03022014p11progresophoto01

PROGRESO.- El domingo deportivo por el circuito nacional del triatlón, cuyas etapas de natación y ciclismo se realizaron en este puerto, resultó también caótico por el cierre de numerosas calles de la ciudad, que obligaron a cambiar el tráfico vehicular particular y colectivo.

El sector que resultó más afectado por el evento deportivo, que se realizó durante casi toda la mañana, fue el de transporte de carga marítima, porque cerraron la calle que enlaza la 78 y 80 con la 41 en la entrada y salida de la ciudad. Los camiones de carga no pudieron dirigirse a la terminal remota.

Poco más de 50 tráileres, en su mayoría góndolas, permanecieron estacionadas durante cuatro horas, de 7 a 11 de la mañana, a un costado del libramiento a Chicxulub.

Los camiones de carga, que llegaron de Mérida y fueron desviados al libramiento, no pudieron enfilar a la calle 86 para dirigirse a la terminal remota para cargar granos que trajo un barco de Estados Unidos.

Numerosos conductores de vehículos particulares y choferes de taxis colectivos y autobuses urbanos de la ruta de Chicxulub tuvieron que dar amplios rodeos para ir a esa comisaría o trasladarse al Centro, porque toda la calle 62, parte de la 46 y la mitad del libramiento estuvieron cerradas al tránsito.

Llaman la atención

Al malecón llegaron ayer poco más de 2,000 personas, entre triatletas, familias, equipo técnico y organizadores del evento.

Media hora antes que comenzara la competencia, cuando ya estaban colocadas todas las vallas metálicas y se restringió el acceso a la playa, dos policías estatales -uno con un detector de explosivos y el otro con un pastor alemán- recorrieron el área del disparo de salida.

El rastreo de la playa para detectar explosivos se realizó antes de la llegada del gobernador Rolando Zapata Bello, quien dio el disparo de salida de la categoría elite.

La presencia de los dos agentes llamó la atención de la gente y generó comentarios de que es la primera vez que buscan explosivos antes de la visita del gobernador.

Zapata Bello llegó a malecón acompañado del alcalde Daniel Zacarías Martínez, el capitán regional de Puertos, Bernardo Crespo Silva; el presidente de la Canaco de Mérida, José Manuel López Campos, y el diputado local Ernesto Martínez Ordaz.

Toda la avenida del malecón estuvo cerrada al tráfico de vehículos.

En un tramo de 300 metros se colocaron las bicicletas que usaron los competidores del triatlón, entre los que se encontraba Jair Montero Acevedo, al parecer el único progreseño que participó en ese evento nacional.

-Dale hijo, dale, tú puedes -le gritaba Beatriz Acevedo al deportista cuando Jair llegó a la zona donde estaba su bicicleta y la abordó para la siguiente etapa del triatlón.

Los papás del triatleta se dirigieron a Mérida para esperar que llegara al Paseo de Montejo, meta del triatlón.

Este puerto, donde se realizó la natación y parte del ciclismo, un día agitado, pues es la primera vez que es sede de una competencia nacional de triatlón.

Los visitantes y familiares de los competidores entraron a los restaurantes del malecón para desayunar, en tanto otros fueron al mercado y comercios cercanos.

La Secretaría de Seguridad Pública, Policía Municipal, paramédicos de la Cruz Roja y Policía Municipal, buzos navales y lanchas de la Armada de México y Capitanía de Puerto resguardaron la ciudad durante el evento deportivo.- GABINO TZEC VALLE




Volver arriba