Por ahorrar se arriesgan

Los accidentes de moto, problema de salud y social

Una mujer y dos menores a bordo de una moto, en flagrante infracción al Reglamento de Tránsito

PROGRESO.- Todos los días a distintas horas del día y la noche ocurren accidentes de motocicletas, en ocasiones causados por los mismos motociclistas que conducen con imprudencia.

Los accidentes a veces arrojan saldo trágico, como el que sucedió el jueves en la noche en Chicxulub, donde Mercy Canul Baas, de 17 años, viajaba como pasajera en una moto que fue chocada por un tráiler y, al caer, fue aplastada por las llantas posteriores izquierdas de la pesada unidad.

-Los accidentes de motos se han convertido en un problema de salud pública e, incluso, hasta social, porque los involucrados en los percances quedan con lesiones cuya recuperación tarda semanas o meses -reconoce el director de la Policía Municipal, Carlos Flores Moo.

En los últimos días sucedieron otros accidentes de motos, como el de Beeuand Muloy, de 31 años y pasajera del Carnival Elation, quien el miércoles 19 a la 1 de la tarde paseaba en una moto rentada pero perdió el control de la unidad, derrapó y chocó con un auto en la calle 27 con 62 del oriente de la ciudad. Al final, sufrió heridas leves y retornó al crucero para viajar a Cozumel.

El mismo día pero a las 7:30 de la mañana una automovilista que no respetó el alto en la calle 120 con 37 atropelló al motociclista y pescador Julio César Moo Cox, que cayó sobre un auto estacionado y eso evitó que se lesionara.

También está el caso de la motociclista Lízbeth Aremi Chan Herrera, que el martes 18 llevaba a su hijo Alan Iván Ibarra Chan, de 11 años, a un entrenamiento deportivo en la escuela Benito Juárez pero fueron impactados por un auto en la calle 27 con 40, y sufrieron lesiones.

Otro caso es de Míldred Guadalupe Caamal Yáñez, quien el jueves 13 a las 11 horas puso fin a una discusión conyugal tirándose de la moto que conducía su esposo, Jesús Cabrera, de Chelem, en la calle 72 con 33. La mujer sufrió lesiones en la cabeza.

A los accidentes por imprudencia se suma la práctica de usar las motocicletas como transporte familiar.

Ya es común ver a una familia completa incluyendo algún bebé, a bordo de una moto, sin importarles el peligro al que se exponen.

Los días de clases es más frecuente ver cientos de motocicletas en que las mamás llevan a dos y hasta a tres de sus hijos, y tratando de ganar el paso a los autobuses y taxis colectivos, que a su vez tratan de ganar pasajeros en las horas “pico” de entrada y salida de las escuelas.

En escuelas, el mercado, supermercados, templos religiosos y hasta para cobrar los apoyos por la veda del mero, se ven motocicletas con dos o tres personas a bordo.

Menores conductores

Otro problema son los menores de edad que conducen motos, tanto mujeres como varones, quienes en su mayoría no tienen licencia.

El auge de las motos ocurrió hace dos años, cuando el precio del pulpo alcanzó los $100 el kilo. Numerosos pescadores y permisionarios compraron motocicletas para sus familias, y las casas comerciales otorgaron facilidades para su adquisición.

Ya hay 20,000 motos

A la fecha, según Flores Moo, hay 20,000 motocicletas de todos tamaños y colores en la ciudad.

Sobre la práctica de llevar a toda la familia en la moto, Flores Moo señala que los padres de familia alegan que es su medio de transporte y de ahorro familiar, sobre todo en los días de clases, pues el gasto se incrementaría si sus hijos viajan en autobuses o taxis colectivos.

Hay papás y mamás que llevan a sus hijos a dos escuelas, dejan a uno en la primaria y después a otro en la secundaria, y con la moto tratan de ganar tiempo para llegar puntuales a clases.- Gabino Tzec Valle

De un vistazo

Cocinas y pizzerías

El incremento en las motos es también resultado del aumento de cocinas económicas y pizzerías, que son poco más de 50 negocios en la ciudad.

Repartidores en moto

Repartidores de comida y pizzas han colisionado entre sí, y con frecuencia derrapen o son colisionados. También han sido atropellados repartidores de periódicos y de paquetería.




Volver arriba