Paseantes desafían al norte

Un visitante: Es quincena, así que aproveché venir

Visitantes en la playa del malecón, a pesar del norte ocasionado por el frente frío 46,  fenómeno que hoy en la tarde se disipará

PROGRESO.- Aunque ayer amaneció medio nublado a causa del norte que azotó en la madrugada, obligó a cerrar los puertos a la navegación menor y paralizó la pesca ribereña, el mal tiempo no ahuyentó a los paseantes que, de nueva cuenta, invadieron las playas del malecón y puertos vecinos.

El cuarto domingo de la Cuaresma también estuvo animado, con un clima fresco y agradable, el mar no estuvo frío, según aseguró Claudio Ortega Mena, quien con sus hijos Manuel y Matías y su esposa, Angélica Jaramillo, llegaron a las 10 de la mañana para el pasadía de playa.

Los puertos fueron cerrados a la navegación menor desde el sábado a las 8 de la noche. Ayer en la madrugada azotó el norte y amaneció medio nublado y con amenaza de lluvias, lo que preocupó a los prestadores de servicios, en especial a los restauranteros que tienen palapas en el malecón, pero no llovió.

A las 2 de la tarde todo lo largo y ancho del malecón estaba lleno de paseantes.

Agentes de la Policía Municipal y la Secretaría de Seguridad Pública calcularon que en esa playa y el playón poniente había unas 25,000 personas.

Otros puertos

Aparte, desde el mediodía Chelem, Chuburná y Chicxulub comenzaron a recibir a decenas de visitantes que llegaron en vehículos particulares, autobuses y camiones de carga.

Los mismos policías calcularon que poco más de 5,000 paseantes llegaron a esos puertos vecinos.

Aunque por ratos refrescaba, la mayoría de los paseantes se mantuvo en traje de baño, incluso los niños que jugaban en la arena con sus hermanos y papás.

El mesero Pedro Solís Cabrera señaló que pensaron que por el norte no arribarían los paseantes, pero el mal tiempo no los ahuyentó, sino que, al contrario, debido a que el día estuvo fresco y con menos sol, numerosos personas se animaron a visitar el puerto después del mediodía.

Luis Pool Arjona, vecino de la colonia Miraflores en Mérida, dijo que desde el viernes planeó con su familia visitar el puerto, así que aunque amaneció nublado no desistieron de sus planes, llegaron antes del mediodía y se llevaron la sorpresa de que había muchos paseantes.

El visitante consumió pescado frito, ceviches de pulpo y camarón y cervezas.

Calculó que gastaría $500 con su familia.

“Es quincena, así que aproveché para venir a pasar el domingo, retornaremos pero fines de abril”, indicó.

De entre los cientos de paseantes que llegaron al puerto, un visitante que se hospedó en un hotel de la ciudad, falleció de un infarto.- Gabino Tzec Valle




Volver arriba