No cumplen expectativas de prestadores

No cumplen expectativas de prestadores

El segundo día de crucero fue malo para comerciantes

7_01052014p12Progreso04photo01
1 / 4


Pasajeros del Carnival Elation recorren el tianguis artesanal, que también reportó ventas muy por debajo de las esperadas. A la derecha, una familia que vino a bordo del crucero en su paseo por el malecón
Visitantes recorren el tianguis artesanal. Comerciantes y prestadores de servicios dicen que la mayoría de los pasajeros del Carnival Elation solo pasearon (como se ve en la izquierda) y que no compraron


PROGRESO.- El segundo día de crucero no resultó como esperaban prestadores de servicios, vendedores ambulantes y artesanos, pues aunque el Carnival Elation llegó de Nueva Orleans, y este puerto fue el primer punto que tocó, la mayoría de los 2,050 pasajeros de dedicaron a pasear y sólo unos pocos hicieron compras.

Aunque el crucero atracó a las 7:30 de la mañana en la terminal remota, los pasajeros comenzaron a arribar al malecón y tianguis artesanal hasta dos horas más tarde.

Los primeros 600 que desembarcaron abordaron autobuses que los trasladaron a las zonas arqueológicas de Chichén, Uxmal y Dzibilchaltún. Hasta el mediodía al malecón y tianguis artesanal habían arribado 500 pasajeros, según reportaron guías de turistas, vendedores y masajistas, muchos de los cuales se dedicaron a “pelearse” a los turistas ofreciendo productos y servicios. Pese a ello, las compras fueron bajas.

Incluso, con el fin de captar clientela, restaurantes instalados en la calle 80 entre 21 y 23, frente el tianguis artesanal, a cien metros del malecón, ofrecieron promoción de bebidas alcohólicas, a un dólar las cervezas, cuando en los restaurantes de la playa se vendieron a dos dólares.

Las “margaritas”, a dos dólares, las ofrecieron al dos por uno en los negocios de la calle 80 entre 21 y 23. En el malecón se vendió esa bebida a tres dólares después de las 12 del día, debido a que antes del mediodía no tienen permiso para venta de bebidas embriagantes.

Ronald Celis Gómez, quien da servicio de paseo con un vehículo turístico, coincidió con que el segundo día de crucero no resultó bueno, pues la mayoría de los pasajeros no utilizó los servicios que se ofrecen en la zona turística. Al parecer, dijo, se trata de una mala racha.

El artesano Rodrigo Peraza comentó que en ésta época los pasajeros que viajan en los cruceros son gente “de clase baja, que juntan sus dólares para viajar y no traen muchos dólares para gastar, a diferencia de los que llegan en invierno”.

Algunos pasajeros, sobre todo de color, compraron playeras y hamacas, pero fueron contados. Las masajistas tuvieron pocos clientes, al igual que los rentadores de motos terrestres y acuáticas.- G.T.V.




Volver arriba