Miran, pero no compran

Opinan: Hay mala promoción del puerto en cruceros

Una turista extranjera observa coloridas hamacas en el tianguis artesanal, cuyos oferentes reportaron ayer malas ventas

PROGRESO.- A diferencia de ocasiones anteriores, en que la llegada del crucero Carnival Triumph representaba esperanza para los prestadores de servicios, vendedores, artesanos y masajistas, ayer fue un día malo, pues la mayoría de los 600 pasajeros que estuvieron en el malecón y tianguis artesanal sólo se dedicaron a mirar, sólo unos pocos se decidieron a comprar.

El Carnival Triumph arribó procedente de Galveston, Florida, con 2,970 pasajeros. Por lo general trae a 3,500 turistas y al menos la mitad se queda en el puerto, recorre el malecón, consume botanas, alimentos y bebidas, y contrata el servicio de masaje; además, visita y compra en el tianguis artesanal.

Los springbreakers ya dejaron de venir en los cruceros, ayer la mayoría de los visitantes eran adultos. Pocos participaron en los juegos y consumo de tequila en el área del restaurante “Eladio’s”, donde recibieron la visita de 400 turistas, en contraste con la semana pasada, cuando llegó el doble.

Debido a que sólo pueden vender cerveza después de las 12 del día, los restaurantes “Le Saint Bonnet” y “Henequenes” no colocaron sus camastros, mesas y sillas en las palapas que tienen en la playa, así que los pocos turistas que llegaron a partir de las 9 de la mañana al malecón tuvieron que permanecer de pie o sentados en la arena.

Como ocurre desde principios de mes, los restaurantes que dan servicio en la playa pudieron vender cerveza y otras bebidas alcohólicas hasta después de las 12 horas. Sólo “Eladio’s”, que pagó la ampliación de horario, pudo vender alcohol.

Aunque los pasajeros del Carnival Triumph son considerados “gastadores” por los vendedores y prestadores de servicio, ayer no ocurrió así. Pocos turistas se quedaron en la ciudad y la mayoría miró, pero no compró.

La artesana Adriana Tamayo, quien tiene un puesto en el tianguis artesanal, señaló que cada día son menos los pasajeros de los cruceros se quedan en la ciudad y considera que todo es consecuencia de la mala promoción del puerto en el barco.

-Con el fin de llevar a la mayoría de los turistas a las zonas arqueológicas en tours, en el mismo crucero dan mala información del puerto y solo se quedan los pasajeros que no gastan, que sólo se dedican a pasear -dijo.

Ángel López Rivera, también vendedor de artesanías, señaló que la llegada de los cruceros ya no deja divisas como antes. “Cada vez menos pasajeros recorren el tianguis y los pocos que compran, regatean los productos”.

La mayoría de los restaurantes del malecón tuvieron clientes locales y nacionales, pues los extranjeros que pedían bebidas alcohólicas decidieron regresar a la terminal remota al enterarse de que no se podía vender sino hasta el mediodía.- G.T.V.




Volver arriba