Mal día de crucero, sin cumplirse las expectativas

Mal día de crucero, sin cumplirse las expectativas

1 / 2


Pocos pasajeros del Carnival Triumph se quedaron en el puerto. En las fotos, unos recorren la playa del malecón y el bazar de artesanías


PROGRESO.- Contra lo esperado, el arribo del Carnival Triumph no cumplió con las expectativas de los prestadores de servicios, pues pocos turistas se quedaron el puerto. “A la mayoría se los llevaron en autobuses a las zonas arqueológicas”, dijo el guía de turistas José Arenas.

El crucero llegó procedente de Galveston, Texas, con 3,438 pasajeros. Atracó a las 7 de la mañana, a esa hora ya esperaban los autobuses en la terminal remota para trasladar a los visitantes a Mérida y zonas arqueológicas.

Ricardo Galdavez, del restaurante Barlovento, ubicado en la calle 80 entre 21 y 23 frente al tianguis artesanal, señaló que debido a que el crucero llegó a las 7 de la mañana, poco más de 2,000 pasajeros fueron llevados a las zonas arqueológicas.

Los prestadores de servicios indicaron que, por lo general, cuando llega el Carnival Triumph en la ciudad se queda más de la mitad de los pasajeros, pero ayer solo se quedaron 500, así que fue un mal día de crucero, pues no hubo las ventas esperadas, ni consumos en los restaurantes y palapas de la playa.

En la ciudad, los pasajeros comenzaron a llegar a las 10:30 de la mañana, cuando por lo general lo hacen desde las 9 horas. El crucero zarpó a Cozumel a las 4 de la tarde.

Por otro lado, en medio de la baja afluencia de paseantes, inspectoras de recaudación fiscal de la Comuna intentaron desalojar de la zona turística a dos mujeres de la agrupación altruista Soldados de la Cruz de Cristo, quienes desde hace más de 10 años llegan al puerto los días de crucero para pedir dinero.

Las inspectoras Alondra Ramírez y Verónica Trujeque afirman que las dos mujeres que visten de blanco acosan a los turistas y que los restauranteros se quejaron. María Caamal Canché, quien lleva años viniendo al puerto, dijo que las inspectoras las maltratan y jalonean con la intención de sacarlas de la zona turística.El policía municipal Faustino Ku Oxté, quien llegó a la calle 80 con 23, donde estaban las dos mujeres, dijo que no cometían ningún delito, les tomó sus nombres y las acusadas pudieron seguir pidiendo limosna.- G.T.V.




Volver arriba