"Está piojo este crucero"

“Está piojo este crucero”

Carnival Triumph no cumple con las expectativas

1 / 5


Turistas del crucero Triumph recorren la ciudad en cuatrimotos, con un guía que va en un jeep
Arriba, pasajeras del crucero Carnival Triumph disfrutan de la playa y el sol. A la derecha, algunos aprovechan para bailar en el área de un restaurante
Una joven pasajera del crucero Triumph en la playa del malecón. Debajo, una familia recorre esa avenida turística


PROGRESO.- “Animado” para unos por la ocupación de sus instalaciones, pero “piojo” para quienes no vendieron sus productos ni usaron sus servicios, así fue ayer la jornada del crucero Carnival Triumph.

Los prestadores de servicios esperaban que los pasajeros gastarán como en viajes anteriores.

Artesanos, vendedores y meseros señalaron que el Carnival Triumph es el crucero grande y, por lo general cuando arriba, sus pasajeros siempre gastan, pero ayer las ventas estuvieron bajas.

Eddie Barbosa, vendedor de sombreros de Bécal, comisaría de Calkiní, Campeche, que se instala en la esquina de las calles 80 y 21, que es paso de los visitantes, reportó que por lo general vende 10 sombreros o más, pero ayer hasta el mediodía solo había vendido dos.

-Está piojo este crucero, así estuvo la semana pasada. No hay ventas, solo en algunos lugares de la playa del malecón donde llegan pasajeros que contratan tours está animado, pero en ventas, la situación es difícil -dijo.

Los artesanos y vendedores consideraron que la temporada de bajas ventas se debe a en los últimos tres cruceros llegaron muchos pasajeros hindúes y ellos se caracterizan por no gastar.

Solo toman cocos, a un dólar ($12.99). No compran artesanías, hamacas ni otros artículos que cuestan de cinco ($64.95) a 10 dólares ($129.90) o más.

Los pasajeros de Estados Unidos, a su vez, se divirtieron ayer a su manera. Los jóvenes rentaron cuatrimotos para recorrer la ciudad custodiados por un jeep que les sirve de guía.

Los adultos pasearon en el vehículo turístico en el centro y malecón, y contrataron a las masajistas, pero la demanda de ellas estuvo baja.

No todas las palapas de playa fueron ocupadas y los turistas estuvieron un rato en ellas, después reanudaron sus recorridos en el puerto, así que los meseros consideraron que fue un mal día.

En cambio, en la playa del restaurante Eladio’s el módulo de masajes estuvo concurrido y los pasajeros, tanto jóvenes como adultos que llegaron en los tours, pasaron tres horas jugando voleibol y participando en actividades que les prepararon los animadores.- G.T.V.




Volver arriba