Día de compras y masajes

Vendedores de plácemes gracias a 1,500 turistas

7_16012014p12crucerophoto01

PROGRESO.- Los efectos del tercer norte del año comenzaron a disminuir ayer, pero pocos turistas del Carnival Triumph se metieron al mar para bañarse y, a diferencia de otros días de crucero, no laboraron quienes prestan servicios de paseos acuáticos, las bananas y motos marinas, debido a los vientos, marejadas y el frío que persisten.

A pesar del mal tiempo, muchos pasajeros del Carnival Triumph recorrieron la playa, hicieron regulares compras en el malecón y el tianguis artesanal, y durante el día llenaron los cinco módulos de masajes instalados en el malecón: dos en la zona de playa, dos en el área del andador y uno en el espacio del restaurante Eladio’s.

Para que los vientos y la ventisca de arena no afectaran a los turistas, se cerraron hasta tres costados de los módulos de masajes.

Magaly Alférez, dueña de un módulo de masaje con concesión en el malecón, señaló que fue un buen día para ese servicio, muchos turistas lo contrataron.

En los dos módulos de masajes en el tianguis artesanal, en los predios de la calle 80 entre 21 y 23, y en dos locales particulares de la calle 78 con 23 se reportó que tuvieron demanda de masajes.

Ayer a las 7:15 de la mañana, procedente de Galveston, arribó el Carnival Triumph con 3,120 pasajeros. Zarpó a las 4 de la tarde con destino a Cozumel.

Dos cruceros seguidos

El crucero retornará el lunes 20. Un día antes llegará, procedente de Cozumel, el Island Sky con 118 pasajeros y 72 tripulantes, pernoctará en este puerto y zarpará el lunes 20 a La Habana, Cuba.

Los pasajeros del Carnival Triumph comenzaron a llegar al puerto a las 9:30 de la mañana, al mediodía la zona del malecón, tianguis artesanal, área de bares de la calle 80 entre 21 y 23 estaban concurridos.

Llegaron muchos mexicanos que residen en Texas, en su mayoría adultos, quienes recorrieron compraron guayaberas, hamacas, sombreros y playeras en el tianguis.

Más de 1,500 turistas, de los 3,000 turistas que llegaron en el crucero, se quedaron en el puerto, lo que representó derrama económica, en especial para los vendedores de artesanías y ropa.

Julián Pérez, quien tiene un local en el malecón, dijo que le fue bien, pues un grupo le compró seis vestidos.

Rosa Echeverría, del tianguis artesanal, dijo que le fue regular, vendió varios vestidos y señaló que la mayoría de los artesanos vendieron sus productos, a diferencia de otros días de crucero en que no venden nada.- Gabino Tzec Valle



Volver arriba