Chinos, los “peores”

Los canadienses no regatean y hasta dan propina

1 / 5


Imágenes de los pocos pasajeros del crucero Carnival Elation que recorrieron la playa del malecón y la zona de bares de la ciudad, a pesar de las marejadas y la ventisca debidos a los remanentes del frente frío 55
Pocos turistas del crucero Carnival Elation en la playa del malecón azotada por una ventisca
Otros pasajeros del Carnival Elation que recorrieron solo por dos o tres horas Progreso antes de retornar al barco turístico


PROGRESO.- El mal tiempo, que desde el jueves 15 afecta las costas de Yucatán y persiste con vientos y marejadas, echó a perder ayer el esperado día de crucero.

Los prestadores de servicios tenían buenas expectativas porque ayer el Carnival Elation llegó directamente de Nueva Orleans y su primera visita fue en este puerto, cuando lo habitual es que arribe procedente de Cozumel en su regreso a Estados Unidos y los pasajeros lleguen sin dinero.

El Elation atracó casi a las 8 a.m. con 2,506 turistas, que empezaron a desembarcar una hora después.

Los primeros que llegaron al malecón se encontraron con un mar picado y vientos que no les permitieron recostarse en la playa por la ventisca de arena.

Muchos pasajeros se quedaron en el tianguis artesanal instalado en el local del FUTV. Otros estuvieron en el pasaje Las Velas, donde estacionan los autobuses de AutoProgreso que gratis los traslada desde la terminal remota hasta este puerto.

El número de pasajeros no aumentó durante las ocho horas que el crucero estuvo en la terminal remota.

Los turistas permanecieron poco tiempo en las playas, la mayoría hizo de dos a tres horas y retornó al barco, pues en la terminal hay puestos de artesanías y tienda libre.

Mientras observaba el paso de los pasajeros que solo miraban las artesanías, hamacas y sombreros, el artesano Fernando Criollo, vecino de Chelem, dijo que hay tres tipos de turistas extranjeros que llegan al puerto y cada uno tiene su particularidad.

-Los chinos son los peores: miran pero no compran y, en cambio, toman fotografías de todo lo que encuentran a su paso -precisó.

-Los americanos (de Estados Unidos) sí compran pero regatean mucho, los instruyen en el barco, si les pides 10 dólares (unos 130 pesos) por una artesanía, te ofrecen la mitad -reveló.

-Los canadienses son los mejores, no regatean y hasta dan propinas -expresó.

Fernando Criollo vende artesanías de concha y caracol que él mismo elabora en Chelem y señaló que el domingo le fue bien pues los pasantes locales le compraron poco más de $600 en productos.

En cambio, ayer no vendió nada, como la mayoría de los vendedores que corrían detrás de los pocos pasajeros.- Gabino Tzec Valle




Volver arriba