“Cacería” de pepineros

Ante la ausencia de la Conapesca, ribereños vigilan

7_230314_p1cazasphoto01

TIZIMÍN.- La caza contra pepineros furtivos continúa en puertos del Oriente. Ahora se unieron más pescadores para evitar la depredación de la especie en veda.

Con la detención de ocho pepineros de Dzilam de Bravo y cinco de Progreso, realizada el viernes 21, los ribereños de San Felipe, Río Lagartos y El Cuyo se organizaron para continuar la búsqueda de aquellos que tienen campamentos furtivos cerca de Las Coloradas.

Ayer, todos los pescadores realizaron una asamblea en el puerto de San Felipe para hablar sobre los pepineros ilegales que llegaron al puerto a depredar.

Según los ribereños, en vista que la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) no toma cartas en el asunto, acordaron encargarse de la vigilancia diaria que abarcará de San Felipe hasta El Cuyo, para evitar que pepineros foráneos regresen a su territorio.

Inclusive advirtieron que si es necesario “volverán a quemar embarcaciones, pues sólo así podrán ponerles un alto, ya que hasta ahora el personal de la Conapesca no ha intervenido”.

Según los pescadores, todo indica que esa gente arriba por las noches cerca de Las Coloradas y El Cuyo, donde tienen campamentos.

Los ribereños dijeron que tal parece que la Conapesca está coludida con la mafia del pepino de mar.

-Saben que hay dinero de por medio y se lo pasan bajo la mesa, ya que en el pasado decomiso, de 600 kilos de pepino de mar en Río Lagartos, personal de Conapesca sólo reportó 200 kilos y el resto se les quedó -expusieron.

Ayer en la asamblea, que se inició desde la mañana y concluyó hasta la tarde, se formaron cuadrillas de vigilancias en el mar.

Según les dijeron por los pepineros detenidos, hay unas “40 lanchas que arriban a la zona para llevarse pepino de mar. Hay versiones de que los inspectores de la Conapesca tiene conocimiento de la situación y, por lo mismo, no realizan las vigilancias de rutina “para no entorpecer”.

La noche del viernes, los 13 detenidos fueron llevados por la Policía Estatal a la PGR, junto con el cargamento de pepino de mar y una lancha.- WENDY UCÁN CHAN



Volver arriba