Animan a aprovechar a sus experiencias

Animan a aprovechar a sus experiencias

Festejan su día con una misa y un almuerzo

Huéspedes del albergue para ancianos San Joaquín

PROGRESO.- En el marco del Día internacional del Adulto Mayor o Día del Abuelo, los 48 huéspedes del albergue para ancianos San Joaquín fueron festejados con una misa.

Luego comieron puchero de pollo y carne de cerdo que prepararon las integrantes de de las damas voluntarias que preside Lilí Oliver Cen.

La misa realizada el viernes al mediodía fue oficiada por el presbítero Francisco Mukul Domínguez, párroco de la Purísima Concepción y de San José.

A la ceremonia eucarística asistieron los abuelitos, la mayoría en sillas de ruedas, otros apoyados en bastones o en los hombros de las religiosas de la congregación de las Hijas Mínimas de María Inmaculada, que tienen a su cargo la atención del albergue, y las voluntarias.

-Los ancianos son ejemplo de paciencia y sabiduría de la vida. De los abuelos debemos aprovechar sus experiencias, tomarlos en cuenta y también escucharlos y darles amor que es lo que necesitan -expresó el padre Mukul en la homilía.

-Hoy (por el viernes) celebramos el Día del Abuelito -continuó el sacerdote.Recordó que en Angola, donde estuvo de misionero, a las personas ancianas les dicen viejo, pero no en forma despectiva sino por su sabiduría y se les respeta por su experiencia. En su mensaje, el sacerdote pidió por los ancianos de todo el mundo para que no se les abandone, sino que sean escuchados y también pidió que se ore por las personas que cuidan de los abuelitos, ya sea en los hogares o en los albergues como lo hacen las religiosas de las Hijas Mínimas de María Inmaculada.

Al término de la misa, los ancianos fueron trasladados al comedor, llamó la atención que amas de casa con sus hijos acudieron para apoyar en la atención de los huéspedes. La niña Alexia Canul Solís ayudó a una anciana, que apoyada de un burrito y con mirada triste, se dirigió al comedor.Priscila Dzul Cen, de 60 años de edad, acompañada de su nieta Aracely González Dzul, de 7 años, llevaron al comedor a Filomeno Dzul Ku, de 83 años, quien se trasladaba en su silla de ruedas. En el trayecto platicó que trabajo como cargador en el muelle fiscal y después se dedicó a la pesca de camarón.

Las damas voluntarias atendieron a los ancianitos, a quienes les sirvieron puchero que ellas prepararon para festejar a los huéspedes del albergue de San Joaquín, que funciona desde hace 27 años.- GABINO TZEC VALLE




Volver arriba