“Al fin fue un buen día”

Más de 1,000 "springbreakers" toman la playa

1 / 5


Turistas jóvenes recorren la playa del malecón, tras llegar en el crucero Carnival Triumph procedente de Galveston, Texas, EE.UU.
Turistas del Carnival Triumph en su pasadía en la playa. A la derecha, un grupo de jóvenes camina en la costa y otros se bañan en el mar "picado"
Turistas recorren la playa ante el mar "picado" que les impide disfrutar de paseos en banana o moto acuática. Abajo, un trovador canta ante otro grupo de pasajeros del Triumph que pasa el día en la costa del malecón


PROGRESO.- El retorno de los “springbreakers” a bordo del crucero Carnival Triumph puso ayer mucho movimiento en el malecón.

En esa zona turística se concentraron más de mil pasajeros, de los 3,155 que arribaron en el buque que llegó procedente de Galveston.

Los turistas jóvenes se tuvieron que conformar con permanecer en la playa recostados en camastros y tomando tequila y cervezas, pues el mar “picado” impidió que pasearan en bananas y rentaran motos acuáticas.

Los pasajeros se las ingeniaron para pasar un día agradable en la playa.

Paseos

Rentaron motos terrestres y carros de golf con los que recorrieron la ciudad.

Otros más abordaron los dos camiones turísticos y pasearon en el puerto.

Otros prefirieron caminar en la playa con cervezas en la mano, o bajo las palapas consumieron botanas y bebidas alcohólicas.

Los pasajeros extranjeros animaron el día. En opinión de meseros, vendedores y artesanos, por fin mejoró la afluencia turística.

-Luego de por lo menos cinco viajes de crucero que fueron malos, al fin fue un buen día, pues se ocuparon las palapas de la playa -indicó el mesero Leopoldo Sansores Campos.

-Hubo buenas ventas y hasta las masajistas tuvieron clientela durante casi todo el día -añadió.

Ayer el panorama fue diferente al del lunes, cuando el Carnival Elation arribó con 2,506 turistas y a consecuencia del mal tiempo pocos de ellos permanecieron entre dos y tres horas en la ciudad, visitando la playa, restaurantes y el tianguis artesanal.

A lo largo de 500 metros del malecón se vieron grupos de turistas, así como en el centro de la ciudad.

En el restaurante Eladio’s se concentraron más de 300 pasajeros, en su mayoría jóvenes que jugaron voleibol, contrataron a una persona que hace tatuajes, bailaron y tomaron cervezas y tequila.

El animado día de crucero duró cinco horas.

Poco después del mediodía llegaron pasajeros del crucero que por la mañana optaron por visitar las zonas arqueológicas y cuyo paseo concluyó en esta playa.- Gabino Tzec Valle [email protected]




Volver arriba