“¡Ya no te volveré a ver!”

Sepultan a joven migrante ultimado en San Francisco

7_20012014p12Veloriophoto01

XOHUAYÁN, Oxkutzcab.- En medio del llanto desgarrador de familiares y amigos, ayer por la mañana fue sepultado José Manuel Puc May, vecino de esta comunidad de 22 años de edad asesinado a puñaladas el pasado 6 de enero en San Francisco, California.

El cuerpo del joven, que fue ultimado al parecer por celos por un compañero de cuarto -quién hasta el momento está prófugo-, llegó a esta comisaría anteayer sábado a las 10 de la mañana y fue velado toda la noche y madrugada de ayer en su domicilio.

Puc May era hijo de Delfino Puc Tun e Isidra May Ku, también vecinos de esta comunidad. El padre del joven extinto y su hermano Rafael no llegaron al sepelio, pues trabajan en la misma ciudad californiana.

El sacerdote José Ricardo Cuytún Canché ofició una misa solemne de cuerpo presente en la capilla de San Isidro Labrador, en esta comisaría ayer mismo a las 8 de la mañana. De ahí salió el cortejo fúnebre una hora después, rumbo al panteón.

A la misa asistieron alrededor de 400 personas, entre familiares y amigos del ahora occiso. Incluso mucha gente se quedó fuera de la capilla, que estaba a reventar.

Durante todo el camino hacía el panteón se veía una larga columna de personas que acompañaban el cuerpo de José Manuel con bonitos arreglos florales, aunque por momentos los ánimos se estremecían con el llanto y los gritos de los familiares.

“Todavía me acuerdo cuando te despediste de mí cuando te fuiste hijo mío… me diste un abrazo y un beso, pero nunca pensé que regresarías en una caja”, decía la madre del infortunado migrante.

“Ahora ya no te volveré a ver”, repetía llorando Isidra May, mientras bajaban el féretro de José Manuel.

Los familiares no proporcionaron ningún dato adicional del suceso, aunque se rumorea que la policía de San Francisco continúa con las pesquisas del caso.

Se averiguó que José Manuel falleció en un hospital de San Francisco, dónde fue atendido por las puñaladas en el abdomen y la espalda.- JULIO CÉSAR CAAMAL Cuy




Volver arriba