Vandalismo y denuncia por abuso policial

Agentes estatales agreden incluso a un licenciado

Los cuatro vándalos detenidos ayer por policías estatales en Xul

XUL, Oxkutzcab.- En venganza porque Gustavo Ávila, un presunto narcomenudista no les quiso vender mariguana, un grupo de vándalos lapidó su casa, hecho vandálico que derivó en presuntos abusos policiacos.

Los hechos ocurrieron el domingo a las 11 de la noche. Tres horas después acudieron elementos de la Policía Estatal para proceder a la detención de Antonio y Hernán Pérez Pérez y los menores de edad C.E.B.P., de 17 años, y K.C.P., de 16.

Padres de dos de los involucrados dijeron que agentes entraron a su casa a la fuerza, causaron destrozos y luego detuvieron a los jóvenes.

Incluso ayer, cuando procedían a sacarlos de la comandancia de Oxkutzcab, los policías estatales sometieron a golpes a los detenidos, cuyo abogado, Freddy Domínguez Aké, intervino para quejarse del proceder policiaco.

El abogado fue detenido y golpeado, motivo por el cual interpuso una denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado (Codhey), delegación Tekax.

En Xul, Andrea Pérez López se quejó de que Antonio Pérez y sus compañeros de la banda “Los Canarios” lapidaron su casa luego que uno de ellos fue golpeado por su esposo Manuel Can Martín, a quien le buscaron pleito.

Al momento de las pedradas ella y sus dos hijos, uno de 2 años y otro de 4 meses dormían. Uno de los menores, estaba en una hamaca cercana a una ventana y fue hospitalizado por lesiones.-Lesionaron a uno de mis hijos, rompieron ventanas, la puerta, muebles en el interior, la moto de mi esposo que se estaba en la puerta, de mi casa, apedrearon todo lo que pudieron después se fueron -dijo Andrea Pérez. -Fuimos afortunados de salir vivos, porque esas personas creo que estaban drogados porque veían que hay niños y una mujer en la casa y no les importó. Por eso pido castigo que se les aplique todo el peso de la Ley y no sean liberados como siempre pasa -añadió.- JESÚS BACAB CHULIM /JULIO CÉSAR CAAMAL CUY




Volver arriba