“Tolino” apuñala a su rival “Loloc”

En Muna circulan dos versiones sobre un supuesto pleito

Fotografía  que circula en los teléfonos celulares de Édgar Maravé

MUNA.- Un supuesto pleito por lío de faldas dejó como saldo al maestro Édgar Maravé (a) “Loloc”, de 37 años de edad, con varias heridas hechas con un arma blanca, que le propinó Wílbert Valencia Lugo (a) “Tolino”, de 30 años de edad.

La agresión ocurrió anteanoche, alrededor de las 8, en la calle 25, en la puerta de un gimnasio ubicado frente a una farmacia.

La primera versión que corrió en el poblado y con las autoridades policíacas fue que se trató de un pleito en el que estuvo involucrada la tesorera municipal.

Todo indica que el pleito se inició cuando “Tolino”, quien se desempeña como administrador en la Jurisdicción Sanitaria, conducía una camioneta Ranger azul y golpeó un vehículo habilitado como taxi ruletero estacionado a las puertas del gimnasio propiedad del docente.

“Loloc” le reclamó a “Tolino”. Del intercambio de palabras pasaron a los golpes y, en un descuido, Valencia Lugo sacó, al parecer, un cuchillo y le propinó cinco piquetes en la espalda y estómago a su víctima, y luego se dio a la fuga.

Testigos de los hechos avisaron a la Policía Municipal; el herido fue atendido en la clínica del Issste, pero por sus heridas fue trasladado a un hospital de Mérida.

La Policía Municipal fue tras el agresor, aunque en la comisaría San José Tipceh abandonó su camioneta y se dio a la fuga.Por los hechos se implementó un operativo de búsqueda ya que en el tramo Muna-Ticul, a la altura del crucero a Sacalum, se instaló un retén, al mismo tiempo en la entrada de Ticul.

Ayer por la mañana, agentes de la Policía Municipal de Ticul, acudieron a la Jurisdicción Sanitaria con la finalidad de capturar al prófugo; sin embargo, Wílberth Valencia no se presentó.

Los amigos de trabajo lo consideran como violento y adicto a sustancias tóxicas.

Otra versión indica que el pleito se inició antier por la tarde en una cantina de Ticul, cuando “Tolino” y el taxista Heynar Maravé, hermano del maestro, se liaron al golpes.

Fue entonces que “Tolino”, al ver el taxi estacionado en la puerta del gimnasio, chocó la unidad, pensando que era su enemigo de la cantina.- Sergio Iván Chi Chi




Volver arriba