Saqueo a casas en Tizimín

Numerosos casos en Los Aguacates, un sector popular

7_140314_p34principhoto02

TIZIMÍN.- Vecinos del fraccionamiento Los Aguacates se quejan de que en los últimos dos meses han sido constantes los saqueos a casas habitación.

Hace una semana a una familia le sustrajeron de su domicilio, en la calle 71-A esquina con 58, artículos electrónicos y casi 20 mil pesos en efectivo.

Lo mismo ocurrió sobre la calle 71, en el consultorio de la psicóloga Wilma Canto Rejó, donde desvalijaron el predio y sustrajeron muebles y demás artículos.

Estos robos han abarcado casi todo el fraccionamiento. En la entrada de esta zona habitacional también un empleado del IMSS sufrió un robo en su casa. Le hicieron un boquete para forzar la puerta trasera y entrar.

Cerca de la caseta de Policía -que está abandonada- también se llevaron una moto que tenía el propietario en la cochera de su casa.

El comandante Federico Cuesy Adrián, jefe de la Policía, dice que a la fecha solo han tenido el reporte del saqueo a una casa, la de la psicóloga Wilma Canto.

Según el jefe policiaco, la casa fue saqueada porque los dueños la tenían cerrada por meses y el ladrón al no ver movimiento decidió entrar. En cuanto a los demás robos dice que es extraño que la gente no haya acudido a la Policía a denunciar.

En el fraccionamiento, la profesora Nieves Acosta Marfil dice que ahora los vecinos tienen miedo de dejar sus casas mientras se van a trabajar, pues no saben a qué hora les va a tocar.

“Hace una semana, el ladrón estaba agachado en el patio de la casa; llamamos a la Policía y se nos dijo que no pueden hacer nada porque es menor de edad.

“A muchos de los vecinos ya les robaron; lo que pasa es que las casas están muy pegadas y el ladrón de techo en techo se la pasa viendo a quién va a fregar”, dice la maestra Acosta Marfil.

Por su parte, Amílcar Tuz Cen dice que estos robos se iniciaron a partir de que mucha gente comenzó a invadir terreno a un costado del fraccionamiento Los Aguacates.

“Vive mucha gente que están dedicados a robar, hemos visto que a media noche pasan con sillas o macetas que no sabemos de dónde los agarran.

La otra vez llevaron a mi casa un televisor y querían que yo se los compre, pero les dije que no compro cosas robadas”, dice el vecino.- WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba