“Quizá fue el destino”

Sepultan a joven atropellado por "guiador fantasma"

7_070514P29Bpoli1photo02

TEKOM.- Entre lamentos y llanto se realizó ayer el sepelio del joven Marco Antonio Uc Tec, quien falleció el sábado pasado, a los 18 años de edad, tras ser atropellado cuando iba en su bicicleta a una comunidad cercana.

Sus familiares recibieron el cuerpo anteayer lunes por la mañana y fue velado en el que fuera su domicilio, en la calle 12 entre 9 y 11 del centro de esta comunidad.

Ayer a las 8 de la mañana se ofreció una misa de cuerpo presente en la parroquia de San Pedro y San Pablo y después salió el cortejo acompañado de una multitud, entre familiares y amigos, rumbo al cementerio general, donde se realizó el entierro a las 10 de la mañana.

Conocidos y parientes del joven no pudieron contener las lágrimas al escuchar la canción de “La barca”, y con un nudo en la garganta corearon las estrofas para darle el último adiós.

Varios de los presentes están consternados por la pérdida, pues el joven catequista era muy conocido por su carisma. También era integrante del coro de la parroquia en la comunidad.

“Era una buena persona, alegre, ocurrente y con buen sentido de humor; a pesar de que había algunas presiones en el coro, se distinguía como una persona carismática y le gustaba tocar la guitarra”, comentó Romualdo Moo Batún, primo y ex compañero del difunto.

Agobiados por la tristeza, los padres del joven, Humberto Uc y María Félix Tec Cen, dijeron que quizá fue el destino, pues Marco Antonio acudió a la vaquería por la Santa Cruz en el poblado de Chibilub antes de que ocurriera el accidente.

“Después de divertirse, mi hijo llegó a las 6 de la tarde a la casa y me dijo que dejó encomendada su moto en Tixcacal y que iba a ir a buscarla; yo le dije que me esperara porque iba a Valladolid, y luego iríamos los dos por la moto. Sin embargo, no lo hizo y se fue solo en su bicicleta”, relató su padre.

Humberto añadió que fue hasta las 8 de la noche cuando los policías le avisaron que su hijo se accidentó y que no había nada que hacer. “No se sabe quién lo atropelló, pero creo que estaba borracho o iba con exceso de velocidad, pues en el lugar del accidente no hay curvas; murió al instante, ya que, según el peritaje, le quebró una pierna y la cadera y tuvo traumatismo craneoencefálico”.

Varios pobladores, entre ellos Eliezer Cocom Mukul, ex alcalde de Tekom, aseguran que la causa del accidente es la falta de una ciclopista, pues en 2007 se metió un proyecto para la construcción de una vía de ese tipo, pero sólo se realizó del tramo Chichimilá-Tekom.

Por ello, dicen, las autoridades actuales deberían gestionar otro proyecto para construir otra ciclopista del tramo Tekom-Tixcacalcupul, para disminuir los altos índices de accidentes.

Otros dicen que urge que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes haga algo ante el riesgo en esta vía, pues desde el año pasado que fue repavimentada no le pusieron las franjas divisorias ni fantasmas que orienten a guiadores.- P.Ch.Y.




Volver arriba