Nuevo robo en una parroquia de Seyé

Nuevo robo en una parroquia de Seyé

Hurtan una daga de plata y soguilla del santo patrono

Imagen de San Bartolomé, a la que se le dañó un dedo de la mano derecha a causa del robo

SEYÉ.- Por segunda ocasión amantes de lo ajeno “visitaron” la parroquia de San Bartolomé Apóstol, y despojaron a la imagen del patrono de algunas alhajas.

Según datos recabados en el lugar de los hechos, anteayer sábado una o varias personas robaron la daga que la imagen de San Bartolomé llevaba en la mano derecha.

Suponen que la persona que lo hizo esperó a que se quedara la iglesia sola, ya que al parecer el hurto se llevó a cabo entre la 1 y las 4 de la tarde, cuando los sacristanes y los fieles se fueron a sus casas a realizar actividades propias del hogar.

El descubrimiento fue hecho por uno de los fieles que se acercó a la imagen del patrono a dejarle unas flores y vio que su mano derecha estaba caída. Enseguida llamó al sacristán, que minutos antes había llegado pero estaba en las actividades de limpieza de los patios de la parroquia. Al revisar la imagen, el sacristán constató que la mano derecha había sido arrancada para poderle quitar la daga de plata pura y una soguilla de 14 quilates que el día 15 pasado fue puesta en la misma mano debido a que había mucha gente por la Hace casi un año la imagen también fue objeto del robo de una soguilla de más de 20 gramos de oro, a manos de un timador que aprovechándose de la novatez de uno de los sacristanes, hizo que se la entregaran.

Como en esa ocasión, esta vez fieles católicos tomaron la noticia con enojo, tristeza e, incluso, desesperación, ya que no es la primera vez que entran a robar a la iglesia.

Además de que causó impotencia de los feligreses, éstos manifestaron su temor de que los niños que acuden al catecismo sean agredidos o asaltados.

La gente también externó su enojo por los hechos, pues a pesar de que la parroquia está a pocos metros del Palacio Municipal y de la Comandancia de la Policía, ninguna autoridad se acercó a tomar conocimiento del caso.- EDWIN CANCHÉ PECH




Volver arriba