Movilización por incendio

Alcanza el fuego de un soplete a un "cementerio"

1 / 2


Elementos de Bomberos durante las labores para apagar el incendio en un "cementerio" de partes de camiones. Empleados tuvieron que mover un tanque, al parecer de acetileno, para evitar que estalle


VALLADOLID.- El fuego de un soplete con el que trabajadores cortaban chatarra ocasionó ayer un gran incendio en el patio del negocio “Auto Climas de Oriente”, propiedad de la familia Gutiérrez Pavón.

El patio sirve desde hace mucho tiempo como “cementerio” de partes de camiones urbanos de la familia, los cuales se han convertido prácticamente en chatarra.

Ayer martes, alrededor de las 4 de la tarde, unos trabajadores cortaban chatarra con el soplete, pero en un descuido el fuego tocó el hulespuma de un camión y sobrevino el incendió, que ya no pudieron detener y se propagó por todo el patio.

Las lenguas de fuego quemaron decenas de partes de vehículos en desuso.

Alarma

El incendió alarmó a los vecinos, ya que desde más de un kilómetro de podía observar el negro humo que despedía el fuego. Alguien llamó a la Policía y los Bomberos, pero desde ese momento el fuego ya se había salido de control.

Media hora después del aviso arribaron los Bomberos, quienes de inmediato sofocaron el incendio.

Decenas de personas que viven en la zona se arremolinaron en las calles aledañas para ver lo que ocurría y las labores de los tragahumos.

Al sitio llegaron agentes de las policías Municipal y Estatal, e incluso paramédicos de la Cruz Roja se presentaron en previsión de que hubiese algún lesionado.

En un momento hubo riesgo de que el fuego alcanzara a un minibús que estaba estacionado a escasos metros del sitio del siniestro, pero no fue así.

A pesar de todo, el fuego fue sofocado sin problemas.

Los trabajadores que originaron el fuego sacaron dos tanques de combustible porque se corría el riesgo de que estallaran. Uno de los tanques era de gas LP y el otro, al parecer, de acetileno, un gas utilizado en soldadura y corte.- Juan Antonio Osorio DiariodeYucatán




Volver arriba