Larga historia delictiva

"Chocolomo" huyó de Tizimín tras cateos del Ejército

Un cateo en la casa de la familia de Humberto Monforte Braga y Ligia Osorio Rico, en la calle 47 entre 50 y 52 de Tizimín, cerca de los Cenotes

TIZIMÍN.- La larga estela delictiva de Gustavo José Monforte Osorio (a) “Chocolomo” se truncó con su reciente detención en un municipio de Chiapas.

Se trata de uno de los peces gordos del narcotráfico en Yucatán, primero, y luego en varios estados del Sureste.

Fue detenido al menos cuatro veces antes y encarcelado en el penal de Ebtún, en Valladolid, por robo de ganado y equipo de riego de ranchos, además de por delitos contra la salud por distribución de drogas en la región Oriente.

Hoy es acusado de participar en el sonado caso de la decapitación de 13 personas, cuyos cuerpos fueron encontrados en montes de Chichí Suárez, Buctzotz y Mérida.

El hecho ocurrido en agosto de 2008 dejó paralizado a todo el Estado, pues nunca antes se había dado una ejecución con lujo de violencia, incluyendo a un menor de 16 años, a quien supuestamente “entregaron” por error debido a un ajuste de cuentas.

La noticia de la detención apenas comienza a correr en Tizimín a través de las redes sociales, aunque ya se difunde en medios nacionales.

Agentes policiacos destacados en Tizimín aseguran que se venía venir esto, ya que varias corporaciones estaban tras su pista luego que les llegó el “pitazo” de que se escondía en Chiapas.

La huida

“Chocolomo” huyó de Tizimín después de que en enero de 2010 elementos del Ejército catearon la casa de sus padres, ubicada cerca de la esquina de los Cenotes. Ese día “Chocolomo” se encontraba en la Expo Feria de Tizimín, a la vista de mucha gente que lo conoce.

Tras la operación, Monforte Osorio se desapareció por un tiempo e incluso su propia esposa, Patricia Güémez Perera, declaró en abril de 2010 que estaba cansada del hostigamiento que vivían ella y sus hijos. Se quejó de que a raíz de los constantes cateos y las operaciones de agentes federales perdió su empleo en una guardería.

De Gustavo Monforte no se volvió a saber hasta en febrero de 2011, cuando salió a relucir que había extendido su red de narcomenudistas a Valladolid y que personalmente hacía la entrega de droga. Se le consideró uno de los principales líderes de la plaza del Oriente, representando a los Zetas, antes de que llegaran los Pelones.

Gustavo Monforte es hijo de conocida familia tizimileña. Su padre es ganadero y su madre es promotora de obras de caridad. Ambos, al igual que sus otros hijos, gozan de buena reputación.

“Chocolomo” se inició en actividades delictivas con el robo de ganado y la falsificación de documentos desde la década de los años 90.- MEGAMEDIA

De un vistazo

La esposa

En abril de 2010 publicamos que Patricia Güémez Perera aseguró que vivía un calvario desde que se reforzó la vigilancia de las fuerzas federales contra su esposo Gustavo Monforte Osorio.

“Ensuciaba”

La mujer dijo que perdió su trabajo de educadora en una guardería porque su directora consideró que “ensuciaba” el prestigio del plantel y podía alejar a los padres de familia.

Dos cateos

A petición de ella, dijo, su marido se fue de la casa a mediados de enero de ese mismo año, luego de dos cateos del Ejército.




Volver arriba