Despiden a joven ticuleño

Deudos y amigos expresan su dolor por su partida

Varias personas acudieron ayer al sepelio del joven Marco Manrique Canché

TICUL.- En medio de intensa tristeza ayer se realizó el sepelio del motociclista Marco Manrique Canché, de 20 años de edad, quien perdió trágicamente la vida, el sábado en la madrugada. Al manejar alcoholizado y no respetar un alto, fue embestido por una camioneta.

Como informamos ayer, Manrique Canché no respetó la señal de alto de la calle 27 con 16 y fue arrollado y arrastrado por una camioneta Ford F-150 color blanca.

Manrique Canché no falleció al instante. Algunos vecinos que salieron a ver qué había ocurrido se percataron de que el motociclista todavía se movía.

Cuando los paramédicos de la Cruz Roja llegaron ya no pudieron hacer nada porque el joven había fallecido.

El cortejo fúnebre partió del que fuera su domicilio, en la calle 18 entre 21 y 25, del barrio de San Juan. Lo acompañaron un buen número de amigos y familiares.

El infortunado motociclista estudiaba la carrera de Arquitectura en la Universidad de Valladolid (UVY).

El viernes 28, por la noche, el joven había llegado la ciudad para pasar las fiestas carnestolendas con sus amigos y familiares.

Durante el recorrido, ayer rumbo al panteón, se percibía el dolor. La familia Manrique se vio afectada recientemente por la pérdida de otro miembro de la familia: hace un año, el maestro Ramón Manrique Esquivel, tío del joven, perdió la vida al ser asesinado en el tramo Ticul-Muna.

Escenas desgarradoras se vieron al momento que el ataúd era depositado a la fosa. Hubo familiares que estuvieron a punto de desvanecerse por el impacto de la pérdida del joven y el aniversario luctuoso de su tío.

De acuerdo con vecinos, el hoy occiso llegaba a la ciudad cada dos meses.- SERGIO IVÁN CHI CHI




Volver arriba